Mercados

Bolsas de Europa cierran semana con pérdidas; Atenas cae 1.5%

Las mercados accionarios europeos finalizaron el mes en números rojos, pra sumar su mayor caída semanal en seis meses y medio tras la devaluación del yuan chino
Redacción
14 agosto 2015 7:15 Última actualización 14 agosto 2015 12:6
Bolsas de valores de Europa

Bolsas de valores de Europa operan en rojo.

Las bolsas europeas cayeron al final de sesión y cerraron su peor semana en más de un mes, por la debilidad de la actividad económica en Europa, la caída del petróleo y malos datos económicos estadounidenses.

La bolsa de Atenas encabezó las pérdidas, y el índice Composite finalizó en baja de 1.85 por ciento, para terminar en las 673.93 unidades.

En el resto de plazas europeas el rojo fue el color dominante, con la excepción de la portuguesa, que cayó 0.19%, que cedieron a las presiones bajistas del último día de la semana, incrementadas por los datos de PIB de la zona euro e inflación, que han dado señales de debilitamiento.

El índice CAC francés cedió 0.6%, el DAX alemán 0.3%, el Mibtel de Italia 0.5%, el FTSE británico 0.3% y el selectivo Eurostoxx 0.6%.

Tras devaluar el yuan a principios de semana, el Banco Central de China dijo el jueves que no había razón para que la moneda siguiera cayendo dadas las sólidas bases económicas del país, ayudando a restaurar la calma en los mercados globales.

Entre los valores que más caían el viernes, las firmas petroleras y gasísticas restaban 0.5 por ciento después de que el crudo de Estados Unidos cayera por debajo de 42 dólares por barril, a precios no vistos desde marzo del 2009.

En los primeros compases de la sesión se conoció que el Parlamento griego había aprobado las reformas que le exige Bruselas para recibir la ayuda del tercer rescate, que asciende a 86 mil millones de euros.

Sin embargo, el acuerdo todavía debe ser discutido y aprobado hoy por el Eurogrupo, que en estos momentos se encuentra reunido, aunque previsiblemente en las próximas horas se cerrará el tercer rescate del país heleno.

El FMI solicitaba a España nuevas subidas de impuestos, el pago directo de servicios y reformas del mercado laboral para consolidar el crecimiento económico, pero no incidía en la bolsa.