Mercados

BMV, víctima de turbulencia internacional

Los mercados accionarios del mundo vivieron este día un martes negro en el que los temores de una caída en las economías en Asia y Europa, y también de una crisis financiera, prevalecieron; la Bolsa mexicana concluyó la sesión con una contracción de 1.40 por ciento.
Felipe Sánchez
09 diciembre 2014 15:54 Última actualización 09 diciembre 2014 16:10
  [Sólo algunos de los títulos más influyentes del mercado impulsaron a la BMV en su principal indicador. / Bloomberg] 

[Sólo algunos de los títulos más influyentes del mercado impulsaron a la BMV en su principal indicador. / Bloomberg]

La Bolsa Mexicana de Valores no pudo evitar este martes contagiarse de la ola vendedora que recorrió al mundo, cuyo epicentro se localizó en China, y su principal manifestación ocurrió en Shanghai, donde el índice de la principal Bolsa concluyó operaciones con un derrumbe de 5.31 por ciento.

La noticia fue el anuncio de una medida regulatoria que aplica a los mercados financieros y que restará liquidez a los mercados, esto al impedir que bonos de deuda corporativa con baja calificación crediticia sirvan como colateral en créditos de liquidez, que incluso se usan para compras apalancadas en los mercados. En consecuencia, los réditos se incrementaron, el yuan se fue a la baja y la Bolsa se desplomó.

Pero también afectó, en especial en los mercados europeos, la inestabilidad política en Grecia, lo que condujo a un desplome de 12.78 por ciento en la Bolsa ateniense.

Entre los temas de preocupación, desde luego, destaca la crisis petrolera, pues aunque hoy los crudos tuvieron un rebote, la realidad es que la tendencia de baja del petróleo sigue vigente, y México es uno de los países perjudicados por la merma en los ingresos por exportaciones.

Además, la próxima reunión de la Fed está ya otra vez en la mira de los participantes. Se teme que pudiera mandar un mensaje de que el incremento en sus tasas de referencia pudiera darse antes de lo esperado. La reunión será la próxima semana.

El promedio de precios de la BMV concluyó la sesión con una contracción de 1.40 por ciento en 42 mil 339.63 unidades. El movimiento se produjo con un volumen de 351.5 millones de acciones, y 214 mil 763 operaciones. Se trata de un volumen elevado, lo que fortalece la señal descendente de los precios.

Así, el índice de la bolsa dejó atrás con amplitud la marca de las 43 mil unidades, y ahora los puntos a vigilar y a respetar se localizan en 41 mil 900, y en 41 mil 360 puntos.

En contraste, las bolsas de Nueva York terminaron alejadas de sus peores momentos de la jornada, ello al considerar los inversionistas e intermediarios que se daban ya precios de ganga en muchas de las acciones cotizadas. Esto es, se dio un rebote técnico que recortó en gran medida las pérdidas, e incluso impulsó las ganancias en la bolsa Nasdaq.

Así, el promedio Dow Jones de la NYSE disminuyó 0.29 por ciento a 17 mil 801.20 unidades, mientras que en la misma plaza el declive fue de apenas 0.02 por ciento según el índice S&P 500, al terminar en 2 mil 059.82 puntos. En el mercado Nasdaq, en contraste, un incremento de 0.54 por ciento a 4 mil 766.47 enteros.