Mercados

Bolsa de Grecia cierra
en máximo del año tras acuerdo con Eurogrupo; gana 9.8%

Grecia aseguró hoy una prórroga de cuatro meses de su rescate financiero, luego de que sus pares de la zona euro aprobaron un plan de reformas del Gobierno izquierdista de Atenas que retira medidas clave y promete que el presupuesto no se excederá para aliviar la tensión social.
Guadalupe Hernández
24 febrero 2015 9:33 Última actualización 24 febrero 2015 11:54
Banderas de la Unión Europea y de Grecia. (Bloomberg)

Banderas de la Unión Europea y de Grecia. (Bloomberg)

La bolsa de Grecia superaba este martes los 900 puntos y alcanzaba sus nivel más elevado en lo que va del año, impulsado por la aprobación del plan de reformas presentado a los ministros de finanzas de la zona euro que le permitirá acceder a una extensión por cuatro meses de un programa de rescate financiero.

Al cierre de operaciones en la bolsa helénica -que volvió a operar tras un fin de semana largo- el índice ATG repuntó un 9.81 por ciento, a 937.96 unidades, su nivel más alto desde el 8 de diciembre, con las acciones del National Bank of Greece (19.97%), Alpha Bank, Bank of Piraeus (17.03%), y Eurobank (16.00%), encabezando las ganancias.

La Comisión Europea (CE) consideró "suficientemente completa" la lista de reformas propuesta por Grecia a cambio de una extensión de cuatro meses del crédito que recibe de sus socios de la zona del euro.

El documento de seis páginas de Atenas reitira las promesas de campaña del Gobierno izquierdista para frenar privatizaciones, aumentar el gasto en beneficios sociales y elevar el sueldo mínimo. Grecia se compromete a consultar con sus socios antes de aplicar reformas clave y a mantener un presupuesto neutral.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, consideró hoy que la lista de medidas de Grecia "cubren un amplio campo de áreas de reformas" y que son "suficientemente completas".

A finales de abril, Europa y el FMI revisarán el cumplimiento de las condiciones del acuerdo para efectuar -o no- los desembolsos acordados, que servirán a su vez para hacer frente a los vencimientos de la deuda que Grecia tiene con los socios, el FMI y el BCE.

Y para junio debería estar listo un tercer rescate griego, en una negociación que se adivina al menos tan dura como la actual: Atenas necesita la ayuda financiera europea, prácticamente no tiene acceso a los mercados, pero a la vez reclama una mejora de las condiciones ante los magros resultados vinculados al draconiano ajuste del último lustro.