Mercados

BMV se defiende ante turbulencia internacional

El mercado accionario mexicano no fue ajeno este jueves a la turbulencia internacional provocada por el desplome de un avión comercial malayo sobre territorio ucraniano.
Felipe Sánchez
17 julio 2014 21:4 Última actualización 18 julio 2014 5:5
[La Bolsa mexicana cerró con una contracción de 1.26 por ciento. /Cuartoscuro / Archivo] 

[La Bolsa mexicana cerró con una contracción de 1.26 por ciento. /Cuartoscuro / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- Dicha situación tiene el evidente potencial de exacerbar las tensiones geopolíticas en la región, como de hecho ya lo hizo.

Mientras se define con exactitud lo ocurrido, y se delimitan responsabilidades, los mercados financieros reaccionaron de inmediato con órdenes vendedoras, siendo las bolsas de Nueva York las que llevaron la peor parte en comparación con la plaza mexicana.

Aunque previamente las bolsas europeas -antes de cerrar sus operaciones- alcanzaron a reflejar la noticia y aceleraron las pérdidas que reportaban a lo largo del día.

En realidad, ya desde temprano había noticias desfavorables, por un lado el gobierno de Estados Unidos, pero también la Unión Europea, establecieron nuevas medidas de castigo a empresas rusas, lo que de entrada se reflejaba en una reducción en la bolsa moscovita.

También afectaba la noticia del derribamiento de un avión militar ucraniano, lo que ya de por si incrementaba las tensiones regionales, y provocaba ajustes en las cotizaciones, aunque de moderada magnitud.

En México, la bolsa de valores terminó la sesión con un declive moderado de 0.20 por ciento, con lo cual el índice de precios se colocó en 43 mil 920.76 unidades.

El volumen negociado fue también modesto, cambiaron de manos sólo 235.9 millones de acciones, por medio de 139 mil 608 operaciones.

La reducción en los precios fue de menor cuantía debido a que varias acciones de peso en la muestra del índice reportaron incrementos, fueron los casos de Walmex que subió 1.32 por ciento, Gfnorte 0.97, Televisa 0.60, Arca Continental 1.98 (por su reporte trimestral), GAP 0.84 y Peñoles 0.97 por ciento.

En cambio, perjudicaron las caídas de Cemex con 1.87 por ciento, Ohlmex 0.78 (publicó reporte), GMéxico 1.50, Kimber A (reportó resultados) e ICA, que retrocedió 3.21 por ciento.

Asimismo, el balance de las emisoras operadas fue negativo: de 100 acciones que entraron a remate, 40 subieron, pero bajaron 55, las restantes 5 no tuvieron cambios.

En contraste, las bolsas neoyorquinas sufrieron fuertes pérdidas, el promedio Dow Jones retrocedió 0.94 por ciento a 16 mil 976.81 unidades, mientras que el índice S&P 500 retrocedió 1.18 por ciento a mil 958.12 puntos.

En la bolsa Nasdaq la reducción fue de 1.41 por ciento, con un cierre en 4 mil 363.45 enteros.

Las noticias normales del día fueron mixtas, en Estados Unidos hubo
buenos números en las peticiones de ayuda por desempleo y en la actividad de manufacturas en la región de Filadelfia, pero números débiles en los indicadores de la construcción de vivienda.

En tanto, los reportes trimestrales de las empresas también contrastaron, de manera que los mercados en lugar de encontrar algún catalizador que las impulsara, en la práctica sólo hallaron pretextos para retirar utilidades, tras los niveles máximos recientes.

Las caídas de ayer justamente propiciaron que algunos indicadores perdieran por el momento niveles previamente alcanzados.
Por ejemplo, el índice Dow Jones rompió el piso de 17 mil puntos, mientras que la Bolsa de México abandonó en su principal indicador los 44 mil puntos que alcanzó apenas una sesión antes.

La volatilidad global se mantendrá y podría profundizarse, con la posibilidad de que las bolsas de valores reaccionen con mayor virulencia a un entorno más adverso.

Pareciera que en este momento uno de los elementos que podría actuar como contrapeso es el de los reportes financieros, tanto en México como en Estados Unidos, considerando que todavía faltan algunos días para que se acabe la temporada y varios de los pesos pesados del mercado no han reportado sus cifras.

Regresó la volatilidad con dosis más alta.