Mercados

BMV cae 1.26% en la semana y rompe racha positiva

Luego de tres semanas al alza, el Índice de Precios y Cotizaciones perdió 1.26% respecto al viernes pasado, con lo que se ubicó en 45 mil 209.85 unidades, ante un incremento en la aversión al riesgo global.
Abraham González
06 mayo 2016 15:38 Última actualización 06 mayo 2016 15:38
El IPC de la BMV cerrará el 2016 en 48 mil 500 puntos, lo que representa un potencial de subida de 20.5 por ciento sobre su nivel actual. (Cuartoscuro)

El IPC de la BMV cerrará el 2016 en 48 mil 500 puntos, lo que representa un potencial de subida de 20.5 por ciento sobre su nivel actual. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego de una semana con débiles cifras económicas a nivel global y mayor aversión al riesgo, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) acumuló una baja de 1.26 por ciento respecto al viernes previo, con lo que rompe una racha de tres ganancias semanales consecutivas.

Al cierre de esta sesión, el IPC se ubicó en un nivel de 45 mil 209.85 unidades.

El movimiento de la Bolsa Mexicana de Valores fue similar al de las bolsas de Nueva York, las cuales se vieron afectadas ante las señales de una desaceleración en el mercado laboral de Estados Unidos, además de fuertes variaciones en el precio del petróleo.

Durante la semana, las emisoras con mejor desempeño al interior de la muestra del IPC fueron Grupo Aeroportuario del Pacífico, con un avance acumulado de 4.87 por ciento; Gruma, con 4.97 por ciento, y Alsea, con 2.83 por ciento.


En cambio, por el lado de las pérdidas, destacaron los movimientos de Empresas Ica, que cayó 10.05 por ciento; Grupo México, con 7.47 por ciento, y Ohl México, con 6.43 por ciento.

En Wall Street, el promedio industrial Dow Jones cayó 0.19 por ciento, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq bajaron 0.40 y 0.82 por ciento, respectivamente.

Entre la información más relevante de la jornada estuvieron los datos de empleo en la Unión Americana durante abril, los cuales mostraron signos de desaceleración en el mercado laboral.

Las altas valuaciones en el mercado de Estados Unidos, cercanas a máximos desde 2009, además de las débiles expectativas de crecimiento han sido interpretadas por analistas como señales de preocupación, que podrían generar ajustes en el mercado accionario en las próximas semanas.