Mercados

Desestima Draghi riesgos
para la economía de la
zona euro

Los desarrollos en las condiciones de los mercados globales de dinero y financieros, particularmente en las economías emergentes, podrían tener el potencial de afectar negativamente a las condiciones económicas de la zona euro.
Reuters
06 febrero 2014 12:49 Última actualización 06 febrero 2014 12:59
  [La zona euro creció sólo 0.1% durante el tercer trimestre. / Bloomberg] 

[La zona euro creció sólo 0.1% durante el tercer trimestre. / Bloomberg]

LONDRES.- El presidente del BCE, Mario Draghi, afirmó que los riesgos a la economía del bloque monetario siguen siendo a la baja y que la inflación permanecerá reducida durante un período prolongado.

"Los desarrollos en las condiciones de los mercados globales de dinero y financieros, particularmente en las economías emergentes, podrían tener el potencial de afectar negativamente a las condiciones económicas", declaró Draghi en una conferencia de prensa.

"El motivo para la decisión de hoy (jueves) de no actuar realmente se relaciona con la complejidad de la situación (...) y la necesidad de adquirir más información", agregó.

El BCE decidió hoy mantener sin cambios su tasa referencial en un mínimo de 0.25 por ciento. Draghi dijo que la zona euro enfrenta un período prolongado de baja inflación, pero que no hay similitudes con la situación de Japón.



El BCE también mantuvo la tasa que paga sobre depósitos bancarios en un 0.0 por ciento y dejó sin cambios su tasa de crédito de emergencia en un 0.75 por ciento.

Si persiste la agitación en los mercados emergentes, es más probable que la autoridad monetaria tome una acción el mes próximo, cuando los funcionarios del BCE divulguen nuevos pronósticos económicos.

Si bajan sus estimaciones de inflación -actualmente de un 1.2 por ciento para el 2014-, el BCE tomaría medidas.

"La nueva información y los análisis estarán disponibles a comienzos de marzo", comentó Draghi, quien agregó que los pronósticos incluirán una primera mirada al 2016.

Añadió que las expectativas de inflación permanecen firmemente ancladas y que si esa evaluación cambiara, entonces seguramente habría una reacción significativa a través de la política monetaria.

"Ciertamente habrá una inflación contenida, una inflación baja por un período extendido (...) de tiempo, pero no deflación", afirmó Draghi.