Mercados

BCE mantiene política ultraexpansiva; tasa de interés sin cambios

El Banco Central dejó su tasa de referencia en el mínimo histórico que prevalece desde marzo de 2016, además de confirmar que sus compras de activos continuarán a un ritmo de 60 mil millones de euros por mes al menos hasta diciembre.
Redacción
07 septiembre 2017 7:26 Última actualización 07 septiembre 2017 8:31
BCE

(Bloomberg)

El Banco Central Europeo (BCE) ratificó este jueves su postura ultraexpansiva de política monetaria, incluso dejando las puertas abiertas para incrementar sus compras de bonos en caso de ser necesario, pese a que la zona euro atraviesa su mejor período de expansión desde la crisis financiera global.

El BCE mantuvo sus tasas de referencia en el mínimo históricos de 0 por ciento, una tasa que  permanece estable desde marzo de 2016 y confirmó que las compras de activos continuarán en 60 mil millones de euros (71 mil 760 millones de dólares) por mes al menos hasta diciembre.

Pero además dijo que incluso podría incrementar o expandir las compras de activos en caso de ser necesario, aferrándose a su visión en favor de la expansión de la liquidez.

El comunicado podría perturbar a algunos inversores que preveían que el BCE comenzaría a establecer el terreno para un recorte del estímulo monetario debido a la robustez del crecimiento, la disipación de la amenaza de la deflación y la rápida caída del desempleo.

Todos estos factores respaldan el argumento a favor de remover al menos parte de las medidas extraordinarias del banco.

"Si el panorama se torna menos favorable (...) el Consejo de Gobierno está listo para incrementar el programa en términos de tamaño y/o duración", dijo el BCE en un comunicado.


El euro continuaba con alzas de alrededor de 0.5 por ciento contra el dólar tras la decisión del organismo.

El dilema para Draghi a la hora de decidir si sigue o deshace las compras de activos es que mientras el crecimiento es sólido, la inflación continuará debajo de la meta del BCE, de casi 2 por ciento, por años ante la debilidad del mercado laboral y la ausencia de un crecimiento salarial significativo.

Se presentaron documentos al Consejo de Gobierno que exponen múltiples escenarios para ajustar su flexibilización cuantitativa, según funcionarios al tanto del tema.

Con todo, algunos inversores bajaron las expectativas de que se anuncie una reducción pese a la recuperación económica, lo cual justifican por el avance del euro, y probablemente no se tome una decisión sobre cómo y cuándo reducir el programa hasta la reunión del 26 de octubre.

Un pronunciamiento más duro de lo esperado, que insinúe el fin de la era del apoyo monetario en Estados Unidos y Europa, pondrá a prueba el apetito por riesgos de los inversores de todo el mundo, desde los bonos basura hasta los mercados emergentes.

Con información de Reuters y Bloomberg