Mercados

BCE cancela trato
especial a Grecia sobre financiamiento a bancos

En un intento por tranquilizar a los griegos después de la decisión del BCE, Atenas dijo que su sistema financiero era seguro dado que los bancos habían tenido acceso a fondos de emergencia del banco central.
Agencias
05 febrero 2015 7:18 Última actualización 05 febrero 2015 7:18
Bolsa de ny

(Bloomberg)

FRANKFURT.- El Banco Central Europeo (BCE) dejó de aceptar repentinamente los bonos griegos como garantía a cambio de financiación, una decisión que coloca sobre el banco central de Atenas la carga de financiar a sus prestamistas y que aísla a Grecia, a menos que alcance un nuevo acuerdo con reformas económicas.

La decisión del BCE, que entrará en vigencia el 11 de febrero, requirió el apoyo de la mayoría de los jefes de los bancos centrales de la zona euro, muestra la consternación generalizada con los planes del nuevo Gobierno griego no sólo en Fráncfort, sino en todo el bloque de 19 países.

La decisión fue revelada horas después de que el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, saliera de una reunión con el presidente del BCE, Mario Draghi, para afirmar que la entidad europea haría "todo lo necesario" por apoyar a estados miembro como Grecia.


La nueva política implica que decenas de miles de millones de euros en bonos soberanos griegos, además de deuda bancaria respaldada por Atenas, ya no calificarán como garantía por el financiamiento del BCE a esos prestamistas.

El inesperado giro en la política se produce después de un pedido del Gobierno izquierdista de Grecia al BCE para que mantenga a flote a sus bancos, mientras intenta negociar un alivio en su carga de deuda con sus socios de la zona euro.

Con su decisión, el BCE efectivamente se rehusó a ese pedido y aumentó las tribulaciones de Grecia luego de que Alemania se negara a revertir las políticas de austeridad acordadas con Atenas por su rescate.

Se trata de un duro revés para Varoufakis, quien previamente había prometido negociaciones rápidas con sus prestamistas internacionales para establecer un nuevo programa de reformas, antes de abandonar un plan inicial.