Mercados

BCE actuará solo si eurozona muestra riesgos de deflación: fuentes

En junio, el BCE recortó sus tasas de interés a un nuevo mínimo y anunció un plan de financiación a cuatro años para la banca a través de subastas de de liquidez (TLTRO), la primera de las cuales será el 18 de septiembre.
Reuters
27 agosto 2014 14:31 Última actualización 27 agosto 2014 14:37
   [Mario Draghi, dijo sin embargo, que no era "normal o saludable", que las tasas de interés reales, permanezcan en negativo. / Bloomberg] 

[Mario Draghi, dijo sin embargo, que no era "normal o saludable", que las tasas de interés reales, permanezcan en negativo. / Bloomberg]

FRANCFORT.- Fuentes del Banco Central Europeo (BCE) observan pocas probabilidades de que el organismo adopte nuevas medidas de política monetaria en su próxima reunión mensual a celebrarse el 4 de septiembre, a menos que los datos de inflación que se publican el viernes revelen que la eurozona se hunde significativamente en la deflación.

Los rumores se han avivado desde que la semana pasada el presidente del BCE, Mario Draghi, declarara en la conferencia de banqueros centrales de Jackson Hole que la entidad podría embarcarse en medidas de "alivio cuantitativo" (QE en inglés, o cuando se imprime dinero para comprar activos).

Alejándose de su discurso escrito, Draghi señaló en Jackson Hole el pasado viernes que "los mercados financieros han indicado que las expectativas de inflación mostraban caídas significativas en todos los horizontes" en agosto.

Los nuevos datos de inflación, junto con las proyecciones actualizadas del personal del BCE, probablemente abrirán un vivo debate en la reunión de política monetaria acerca de acelerar o no las actuales medidas de estímulo. La adopción de nuevas medidas es poco probable, pero no imposible.

"La barrera del QE es todavía muy elevada", dijo una de las fuentes bajo condición de anonimato, añadiendo que esperaba que las discusiones en la reunión se centrasen en reforzar las actuales medidas de relajación de crédito y provisión de liquidez.

"Es dífícil decir en este momento que no sucederá nada. Depende en cierta medida de los datos", dijo la fuente. El BCE declinó hacer comentarios.

Las cifras de inflación de la eurozona en agosto previsiblemente mostrarán una desaceleración de la tasa anual al 0.3 por ciento desde el 0.4 por ciento de julio.

El BCE tiene el objetivo de inflación a medio plazo justo por debajo del 2 por ciento y considera que cualquier tasa por debajo del uno por ciento se encuentra en "zona de peligro".