Mercados

Bancos esperan alza
de tasa en México ante mayores márgenes

Después de siete años sin aumentar los costos de endeudamiento, finalmente se espera que los responsables de la política monetaria mexicana actúen el mes próximo, en cuanto lo haga la presidenta de la Fed.
Bloomberg
29 noviembre 2015 18:47 Última actualización 30 noviembre 2015 5:0
Fed

(Reuters)

El fantasma de tasas de interés estadounidenses más altas está sacudiendo a los mercados emergentes del mundo entero. Para los bancos en México, la medida de la Reserva Federal parece no llegar nunca.

Después de siete años sin aumentar los costos de endeudamiento, finalmente se espera que los responsables de la política monetaria mexicana actúen el mes próximo, en cuanto lo haga la presidenta de la Fed, Janet Yellen. Para los bancos mexicanos, eso significa una cosa: mayores márgenes.

En tanto, Brasil y Colombia subieron sus tasas de referencia en reiteradas oportunidades para controlar una inflación más alta, el gobernador de Banco de México, Agustín Carstens, recortó 1.5 puntos porcentuales las tasas de interés hasta un mínimo récord de 3 por ciento desde 2013, limitando efectivamente la ventaja de los préstamos a tasa flotante.

Esto se dispone a cambiar, según Grupo Bursátil Mexicano, para la cual las líneas de crédito variable representan, según sus estimaciones, aproximadamente la mitad de los 3.7 billones de pesos que los prestamistas mexicanos tienen pendientes.“Uno de los principales pilares de nuestra tesis de inversión para el sistema financiero se funda en que el aumento de la tasa del banco central la haga más rentable”, dijo por teléfono desde San Pedro Garza García, México, Lilian Ochoa, analista sénior de GMB. “De aquí en más, veremos un impacto sobre los márgenes”.

Los responsables de la política mexicana temen que una ventaja más pequeña en la tasa en comparación con las de Estados Unidos pueda llevar a los inversores a retirar dinero de la segunda economía más grande de América Latina, debilitando al peso, que ya ha caído 11 por ciento este año. La diferencia entre las tasas meta de los dos países es 2.75 puntos porcentuales, el nivel más bajo desde que México adoptó un nuevo referente en 2008.

“Banco de México estará muy atento a las acciones que emprenda la Reserva Federal”, dijo Carstens en el informe más reciente del banco sobre la inflación, publicado este mes. “Pero no se puede suponer que habrá una respuesta automática e inmediata del banco”.

Después de caer 19 por ciento en los tres primeros trimestres, Grupo Financiero Santander México, el prestamista cotizado en bolsa más grande del país por préstamos pendientes, repuntó 29 por ciento desde finales de septiembre. El banco está en una posición óptima para beneficiarse con tasas más altas, según los analistas Carlos Gómez-López y Neha Agarwala de HSBC.

“En tanto se aproxima a México el ciclo de ajuste, esperamos que los márgenes netos de intereses comiencen a expandirse”, dijeron en una nota el 3 de noviembre.

Ochoa de GMB también espera que los márgenes netos de intereses, o sea la diferencia entre la ganancia por intereses generada por los bancos y la cantidad de intereses pagados sobre los depósitos, se amplíen. Dicha medición se redujo hasta aproximadamente 7.6 por ciento en septiembre desde 8.1 por ciento un año antes, dijo, mencionando datos del regulador bancario.