Mercados

Banco de Japón mantiene política de flexibilización monetaria

El banco de Japón se apegó a su pronóstico de que la inflación se acercará a su objetivo de un 2% el próximo año, sin inmutarse por los recientes datos que arrojan dudas sobre su escenario de una recuperación económica liderada por la inversión.
Redacción
08 agosto 2014 8:0 Última actualización 08 agosto 2014 8:2
 [Bloomberg] La buena recepción del estímulo monetario del BoJ impulsó a la bolsa de Tokio.

[Bloomberg] La buena recepción del estímulo monetario del BoJ impulsó a la bolsa de Tokio.

Al término de su reunión mensual de dos días, la junta de política monetaria del Banco de Japón (BOJ) decidió mantener intacto su agresivo programa de flexibilización monetaria y su evaluación de la economía nipona, que según esta institución, “continúa su recuperación moderada” pese al impacto de la reciente subida del impuesto sobre el consumo.

De acuerdo con el documento publicado hoy, el BOJ aprobó por unanimidad mantener el programa de compra masiva de deuda pública y activos de riesgo que inició en abril de 2013, destinado a duplicar la base monetaria del país y terminar con el ciclo de casi dos décadas de deflación.

La entidad continuará llevando a cabo “operaciones para incrementar la base monetaria a un ritmo anual de entre 60 y 70 billones de yenes (434.815-507.284 millones de euros o 589.515-687.736 millones de dólares)”.

La junta, liderada por el gobernador del banco central nipón, Haruhiko Kuroda, también evaluó los efectos sobre la economía japonesa que ha tenido la subida de impuestos sobre el consumo del 5 al 8 por ciento, que entró en vigor el pasado 1 de abril.

La economía “ha continuado con su tendencia de recuperación moderada a pesar de una bajada de la demanda” provocada por el mencionado aumento del gravamen, señala el documento del BOJ, que de este modo mantuvo sin cambios su análisis de la situación.

En su reunión precedente, celebrada los días 14 y 15 de julio, el BOJ rebajó en una décima su previsión de crecimiento del producto interior bruto nipón (PIB) para 2014, hasta el 1 por ciento, a causa de la subida del impuesto sobre el consumo.

El banco central nipón también dejó intacta su previsión sobre la inflación, que estima la subida de precios actual en torno al 1.25 por ciento interanual, por lo que prevé que se cumplirá el objetivo del 2 por ciento en el plazo fijado para 2015.

En cambio, el BOJ decidió rebajar su evaluación sobre las exportaciones y la producción industrial, dos indicadores que han mostrado “debilidades” en los últimos datos disponibles, según señala el documento publicado hoy.

(Con información de Reuters y Bloomberg)