Mercados

Banco de Irlanda se desploma 2%; Wilbur Ross vende acciones

El empresario obtuvo 477 millones de euros tras la venta del 5.5 por ciento de sus acciones en el BOI, la entidad irlandesa en la que invirtió en 2011 para evitar su nacionalización por el Gobierno de Dublín.
10 junio 2014 8:54 Última actualización 10 junio 2014 9:2
Primer banco privado nacional de Irlanda

Primer banco privado nacional de Irlanda

Las acciones de Bank of Ireland (BOI), el primer banco privado nacional irlandés, llegaron a desplomarse hasta un 4 por ciento después de que el empresario estadounidense Wilbur Ross anunciara la venta de su participación en el banco, con una plusvalía estimada de más de un 150 por ciento de la inversión que hizo hace tres años.

El título, con nombre de pizarra BKIR en el índice FTSE300 de Londres cedía un 2.82 por ciento a 0.276 euros. Más temprano, las acciones llegaron a desplomarse hasta un 4.6 por ciento.

En la apertura del mercado del New York Stock Exchange (NYSE), las acciones con pizarra IRE perdían un 2.08 por ciento a 15.55 dólares.

Wilbur Ross obtuvo hoy 477 millones de euros tras la venta del 5.5 por ciento de sus acciones en el BOI, la entidad irlandesa en la que invirtió en 2011 para evitar su nacionalización por el Gobierno de Dublín.

Ross anunció el lunes su intención de deshacerse de todas sus acciones, después de que el pasado marzo ya vendiera un tercio del 9 por ciento que adquirió hace tres años para que el BOI continuara en manos privadas, al tiempo que reiteró su confianza en el futuro del banco.

De acuerdo con un comunicado del Deutsche Bank, encargado de efectuar la operación, las acciones de Ross alcanzaron un precio de 26.5 céntimos de euro cada una.

El empresario, cuyos negocios se especializan en la gestión de activos problemáticos, formó parte de un amplio grupo de inversionistas norteamericanos que obtuvieron el 35 por ciento del banco después de que Dublín solicitara en 2010 a la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) un rescate por 85 mil millones de euros, que abandonó el pasado diciembre.

El Estado irlandés aún participa en el primer banco privado nacional con un 14 por ciento de acciones, pero, a diferencia del resto de las entidades financieras del país, no llegó a nacionalizarlo totalmente gracias a la intervención del citado consorcio inversor.

En este sentido, el BOI agradeció a Ross la confianza depositada en el banco justo después del colapso del sistema bancario irlandés, que fue rescatado por el Gobierno de Dublín tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008.