Mercados

Banco de Brasil eleva
tasa de interés en 50 puntos, su mayor alza
en 7 años

Aunque la mayoría de los analistas estima que éste podría ser el último incremento en el año, algunos de ellos reconoció que el banco podría elevarla un poco más para contrarrestar posibles choques generados por un inminente endurecimiento monetario en Estados Unidos.
Agencias
30 abril 2015 13:21 Última actualización 30 abril 2015 13:32
bolsa de sao paulo

bolsa de sao paulo

BRASILIA.- En una votación unánime, el Banco Central de Brasil decidió elevar su tasa de interés en 50 puntos, con el propósito de convencer a los inversores de la seriedad de la lucha del Gobierno para controlar la inflación, pese a los temores de una recesión.

Por cuarta ocasión, el Comité de Política Monetaria constituída por nueve miembros, voto por aumentar la tasa Selic a 13.25 por ciento, el mayor nivel desde diciembre del 2008, en una decisión era esperada por una abrumadora mayoría de los economistas y operadores.

Ahora, la tasa de interés se ubica arriba de la de otros importantes países de mercados emergentes como India y Turquía, ambos con tasas de 7.5 por ciento.

Aunque la mayoría de las economías más importantes han recortado las tasas de interés para apuntalar el crecimiento, Brasil ha elevado los costos del endeudamiento en 225 puntos base en los últimos seis meses.

La entidad financiera no dio indicaciones claras si está preparado para frenar el ciclo de aumentos de tasas por ahora.

El organismo reiteró el mismo mensaje conciso en su comunicado posterior a la decisión, dejando a los analistas con la interrogante.

Aunque la mayoría de los analistas cree que éste podría ser el último incremento de la tasa este año, un creciente número de ellos reconoció que el banco podría elevarla un poco más para contrarrestar posibles choques generados por un inminente endurecimiento monetario en Estados Unidos.

El Banco Central encabeza los esfuerzos de la presidenta Dilma Rousseff para restaurar la credibilidad de los inversores tras años de políticas intervencionistas y fuerte gasto público que elevaron los precios y amenazaron la nota de grado de inversión que mantiene la mayor economía de América Latina.

Ayudado por un agresivo endurecimiento fiscal, el Banco Central prometió llevar la inflación a 12 meses, que avanzó a 8.13 por ciento en marzo, hacia el 4.5 por ciento que es el centro del rango meta hacia el 2016.