Mercados

Aversión al riesgo corta racha positiva del peso

Con la toma de utilidades la moneda nacional interrumpió tres sesiones consecutivas en terreno positivo, en las que acumuló un avance de 0.54 por ciento.
Esteban Rojas
15 mayo 2014 20:42 Última actualización 16 mayo 2014 5:15
[El peso abre la sesión con un avance de 0.43 por ciento respecto al cierre del lunes. / Bloomberg / Archivo] 

[El peso abre la sesión con un avance de 0.43 por ciento respecto al cierre del lunes. / Bloomberg / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- Renovadas preocupaciones por la marcha de la economía mundial alejó ayer a los inversionistas de activos de mayor riesgo, situación que perjudicó al peso mexicano.

En este contexto, el dólar interbancario valor 48 horas (spot), cerró el jueves en 12.9495 unidades , según cifras publicadas por el Banco de México. Durante la sesión el peso retrocedió 5.15 centavos, equivalente a 0.40 por ciento.

Con la toma de utilidades la moneda nacional interrumpió tres sesiones consecutivas en terreno positivo, en las que acumuló un avance de 0.54 por ciento. Ante los recientes movimientos el tipo de cambio marco ahora un soporte ubicado en 12.87 unidades en el mercado de mayoreo.

Entre los participantes persisten dudas respecto a la fuerza de la recuperación de la economía global, aunque hay signos de avance.
En el viejo continente se dio a conocer que el PIB de la zona euro creció apenas 0.2 por ciento en el primer trimestre del año, inferior a la expectativa del mercado.

Este comportamiento mantiene latente la posibilidad de que el banco central de la región anuncie medidas contra el bajo crecimiento.
En Estados Unidos persistieron claroscuros en la información económica.

Particularmente, destaca la caída de 0.06 por ciento en la producción industrial durante el mes de abril, cifra que no resulta una buena noticia para el sector exportador de México y, por lo tanto, para el peso.

En contraste, sobresalió la reducción en las solicitudes de seguro por desempleo al ubicarse en 297 mil unidades, la cifra más baja desde enero de 2007. Una muestra de que el mercado laboral estadounidense sigue recuperándose.