Mercados

BCE preocupado por expectativas del mercado de extensión de QE

Las autoridades del Banco Central Europeo acordaron en octubre  extender su programa de compras de activos pero la decisión de mantener indefinidamente la medida de estímulo dividió las opiniones, según las minutas de la última reunión del organismo.
Agencias
23 noviembre 2017 7:47 Última actualización 23 noviembre 2017 8:21
  [Bloomberg] El pronóstico del presidente del BCE sobre la debilidad económica, igual al del mes pasado. 

[Bloomberg] El pronóstico del presidente del BCE sobre la debilidad económica, igual al del mes pasado.

Las autoridades del Banco Central Europeo (BCE) expresaron su preocupación sobre generar expectativas injustificadas entre los inversionistas de que la flexibilización cuantitativa podría extenderse nuevamente el próximo año.

"También se expresaron algunas preocupaciones de que la naturaleza sin límite de tiempo del programa de compra de activos podría generar expectativas de nuevas extensiones a medida que se acerca la fecha prevista de finalización del programa", mostraron el jueves informes de la reunión del Consejo de Gobierno del 25 al 26 de octubre. "Desde la perspectiva actual no parecía justificada en ausencia de nuevos shocks importantes".

El BCE decidió el mes pasado extender la flexibilización cuantitativa a un menor ritmo mensual de 30.000 millones de euros (US$36.000 millones) al menos hasta septiembre de 2018, con el compromiso de hacer más si la perspectiva de inflación no mejora. Si bien dicha decisión fue respaldada por una "gran mayoría", según los informes, se presentaron y discutieron varias soluciones alternativas en la reunión.

"Algunas de las preferencias iniciales se expresaron para una cantidad menor de compras previstas del programa de compra de activos, así como para un ritmo mensual diferente de compras", muestra el resumen. Algunos miembros dijeron que la robusta recuperación económica de la zona del euro garantiza un corto horizonte de compra.

Otros querían un horizonte de compra más largo para proporcionar un soporte monetario más prolongado, y expresaron su preocupación sobre el potencial del impacto no deseado de establecer una fecha determinada para parar.

Peso indebido


"El anuncio de una fecha de finalización podría inducir a los participantes del mercado a anticipar posibles ajustes de precios, lo que podría conducir a un ajuste excesivo en las condiciones financieras", muestran las cuentas. "Mantener la apertura de las compras de activos destacan el firme compromiso del Consejo de Gobierno de" mantener el estímulo monetario para que la inflación vuelva a la meta del BCE de poco menos del 2 por ciento".

Uno de los argumentos a favor de la decisión final fue que estaba "en línea con las expectativas del mercado" y por lo tanto "no es probable que provoque movimientos significativos en los precios financieros". Los críticos advirtieron que el Consejo de Gobierno no debe dar un "peso indebido" a posibles reacciones adversas de los inversionistas, centrándose en cambio en "lo que se requería para alcanzar su objetivo de mediano plazo" de estabilidad de precios.

El resumen también incluyó una propuesta del miembro de la Junta Ejecutiva Benoit Coeure que dio una idea de cómo los cuatro elementos de QE podrían configurarse el año próximo. Dijo que después de que las compras de activos se desaceleraran en enero, "los programas del sector privado no se ajustarían en una estricta proporción a la reducción general".

Y en una otra señal de las posturas divergentes, 

Fuentes han dicho previamente a Reuters que los funcionarios del BCE estaban en general de acuerdo en que, a menos que se produzca una fuerte agitación financiera, el programa de compras de activos debería finalizar a fines del próximo año.