Mercados

Arabia Saudita restringe apuestas en contra de su moneda, el rial

Presionada por el desplome de los precios del petróleo y las costosas guerras en el Medio Oriente, Arabia Saudita busca acabar con la especulación y podría verse obligada a romper el vínculo entre su moneda y el dólar.
Bloomberg
20 enero 2016 21:56 Última actualización 21 enero 2016 5:0
La estrategia petrolera de Arabia Saudita

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reúne en Viena en un clima de precios bajos e informes de desacuerdo entre los miembros del cartel. Algunos países quieren recortar la producción para elevar los precios, pero Arabia Saudita se resiste. La estrategia de Riad de mantener el nivel de producción para preservar su cuota de mercado ha funcionado hasta cierto punto, pero también ha afectado su economía y su moneda.

Las autoridades financieras de ese país ordenaron esta semana limitar a los bancos las operaciones para apostar en contra del rial, cuya paridad con el dólar ha sido un baluarte de la estabilidad económica y financiera del reino desde su introducción hace tres décadas.

“Los funcionarios cerrarían las especulaciones sobre la sostenibilidad del rial”, explicó Apolos Bantis, analista de crédito de Commerzbank. "Con el tiempo, esta medida dará lugar a un menor apetito por los forwards, ya que sería mucho más arriesgado para los inversionistas hacer estas operaciones".

Mientras que pocos economistas predicen que se acerque una devaluación, el movimiento indica lo contrario, pues ilustra la crisis financiera que enfrenta el reino. La familia gobernante Al Saud ha tomado medidas sin precedentes para reducir su dependencia del petróleo.

El mes pasado, el gobierno elevó los precios del combustible y recortó el gasto para reducir un déficit que en 2015 podría haber sido el mayor desde 1991. También se habla de la posible venta de su participación en la empresa petrolera estatal, Saudi Aramco.

Los países con monedas vinculadas al dólar, como Arabia Saudita y Hong Kong, se han visto sometidas a una creciente presión de los inversionistas, quienes especulan que sería demasiado caro para los bancos centrales seguir protegiendo a sus monedas frente a la fortaleza del dólar. Las apuestas para una devaluación del rial alcanzaron en enero su nivel más alto en cerca de dos décadas, incluso después de la Agencia Monetaria de Arabia dijo por segunda vez en cuatro meses que se quedaría con su tipo de cambio fijo.

Ante la creciente especulación de que los precios del petróleo caerían más y el tipo de cambio del rial no podría quedarse inmóvil mucho más tiempo, el organismo monetario ordenó a los prestamistas detener la venta de contratos de opciones sobre forwards del rial, de acuerdo con cinco personas con conocimiento del asunto. La decisión, emitida en una reunión de 18 de enero en Riad, aplicó para los bancos locales y las subsidiarias saudíes de los bancos internacionales, dijeron las personas.

El banco central no quiso hacer comentarios al ser contactado por teléfono el miércoles.