Mercados

Arabia Saudita 'hará lo necesario' para frenar el exceso global de crudo

Si el reino cumple lo que promete, Arabia reducirá este año tanto la producción como las exportaciones en más o menos un millón de barriles por día, su menor nivel desde 2015.
Bloomberg
10 octubre 2017 13:26 Última actualización 10 octubre 2017 13:37
OPEP

OPEP (AFP)

Arabia Saudita ha prometido hacer " lo que sea necesario" para poner fin al exceso global del petróleo. Si reduce los suministros en noviembre según lo que promete, el reino reducirá tanto la producción como las exportaciones en más o menos un millón de barriles por día, en comparación con el año pasado.

Y eso es todo lo que el mayor exportador de petróleo del mundo -y eje de un plan global para reforzar los mercados de crudo- puede hacer para mantener los precios: extraer y vender menos del recurso.

La estatal Aramco planea extraer cerca de 9.77 millones de barriles diarios el próximo mes, en lo que sería su menor producción desde enero de 2015. Eso es aproximadamente un millón de barriles diarios menos que los 10.72 millones que produjo en noviembre de 2016.

Los sauditas revelaron sus planes de producción el lunes cuando el Ministerio de Energía anunció que Aramco abastecería a los compradores con menos petróleo de lo que pidieron en noviembre. Mucho menos.

Los clientes del país dijeron a la petrolera estatal, conocida oficialmente como Saudi Arabian Oil Co., que querían más de 7.7 millones de barriles diarios de crudo. El productor les dijo que solo podían recibir 7.15 millones de barriles diarios.

Claro, eso es más que los 6.68 millones de barriles que datos de seguimiento de Bloomberg muestran a los sauditas que han exportado en septiembre. Pero Arabia Saudita exportó más de 8 millones de barriles en noviembre de 2016, y los envíos suelen caer durante los meses de verano, cuando el desierto reino usa más de su propio petróleo para mantener las centrales eléctricas y el aire acondicionado funcionando a toda máquina. Lo que es más, este verano coincidió con los esfuerzos del ministro de Energía saudita, Khalid Al-Falih, para reducir las ventas y drenar las existencias mundiales de crudo.

Los clientes tendrán que buscar en otro lugar los 560.000 barriles de crudo al día extra que pidieron, pero no los obtendrán de los sauditas. Podrían pedírselos a otros países miembros de la OPEP, como Ecuador o Catar, pero los compradores necesitarían prácticamente todo el petróleo que cualquiera de los dos países produce -en caso de que esté disponible- para compensar el déficit de ventas sauditas.

Los sauditas, que dijeron que esperaban que otros participantes del acuerdo de reducción de producción siguieran su "liderazgo extraordinario", deben estar esperando que sus socios en el acuerdo no claudiquen, y roben, los clientes del reino.