Mercados

Aluminio es un "fierro viejo" para competir contra China

Pese a los riesgos a los que se enfrenta la industria del aluminio en Estados Unidos por la competencia desleal de China, ni las autoridades estadounidenses ni la OMC se han pronunciado por apoyar a una actividad que emplea 3 mil 500 personas.
Bloomberg
04 agosto 2016 17:48 Última actualización 04 agosto 2016 18:26
Aluminio

(Foto: Bloomberg/Archivo)

Michael Bless, de Century Aluminum, ha emprendido una campaña para salvar su sector de lo que considera una grave amenaza de China; pero no ha tenido éxito, hasta ahora.

El máximo responsable ejecutivo de Century no ha podido persuadir a Alcoa para que lo respalde públicamente.

En el otoño (boreal) pasado, Bless invitó a todos los candidatos a la nominación presidencial de Estados Unidos a una gira por su fundidora y nadie acudió. Un glamoroso documental hecho por un grupo que Century patrocina, solo tuvo seis mil 800 vistas en YouTube.

Bless dice que se siente frustrado, pero no se desalentó.

China subsidia a sus fundidoras al punto de violar las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), dice y quiere que el gobierno de Obama –o el que venga después—luche tanto a favor de los fabricantes de aluminio como lo ha hecho Estados Unidos por la industria siderúrgica.

“Alguien tiene que ceder”, dijo después de una visita a la fundición de Century en Hawesville, Kentucky, donde la plantilla ha sido recortada en más del 50 por ciento en los dos últimos años.

China produce 55 por ciento del aluminio del mundo, y, según la empresa de investigaciones del mercado Harbor Intelligence, planea aumentar la producción en 2017 en más de nueve por ciento. “Esperar otro año significa correr el riesgo de que no quede nada”, dijo Bless.Fundiciones en peligro

Esta podría ser una hipérbole, pero Bless podría tener razón.

Como el aluminio en la London Metal Exchange (LME) promedia cerca de mil 564 dólares la tonelada –frente al promedio de mil 682 el año pasado y luego de una caída desde los dos mil 800 dólares en 2011--, la producción de Estados Unidos se ve amenazada, según Harbor.

Si el precio baja de mil 528 dólares, dice Harbor, las cinco fundiciones restantes podrían tener que cerrar.

Century y Alcoa son los dos últimos fabricantes de aluminio primario de Estados Unidos, el cual se usa para una gama de productos desde las latas de cerveza, hasta los jets caza F-16.

Aunque los políticos han respaldado a los grupos de presión que defendieron el acero estadounidense, ganando causas comerciales y logrando que se impusieran aranceles, el aluminio no ha recibido una atención similar.

Esto podría estar relacionado con el hecho de que hay unos 140 mil trabajadores en la producción siderúrgica y solo alrededor de tres mil 500 en la del aluminio.

Un importante motivo de preocupación, según Bless, es que fuera de China, la fundición de Century en Hawesville es una de solo dos en el mundo que producen en masa el aluminio de alta pureza usado en aplicaciones de defensa de Estados Unidos; la otra es Dubai Aluminum.

Century está financiando un grupo de trabajo, China Trade Task Force, creado hace nueve meses, el cual dice en su portal de internet que quiere contrarrestar “la manipulación ilegal del comercio mundial del aluminio que hace la China comunista”.

Su documental de ocho minutos titulado “China’s Attack on U.S. Aluminum Workers” (Ataque de China a los trabajadores del aluminio de Estados Unidos) se centra en Hawesville.

Un aviso producido por el grupo, que incluye clips de soldados chinos y un pantallazo de una bandera estadounidense desgarrada, anduvo mejor en YouTube: fue visto 23 mil 600 veces.