Mercados

Turbulencia en mercados por tragedia griega
y mensaje de Fed

Los valores griegos perdieron 9.24% debido al pánico financiero, en tres sesiones consecutivas ha cedido 15.5 por ciento;
la tasa de los bonos del Tesoro de EU toca mínimo de 1.72%
Esteban Rojas
Esteban Rojas/ Felipe Sánchex / Antonio Sandoval
29 enero 2015 5:0
En la Acrópolis en Atenas, Grecia el turismo poco a poco va repuntando. (Gabriel Moyssen)

En la Acrópolis en Atenas, Grecia el turismo poco a poco va repuntando. (Gabriel Moyssen)

Los mercados financieros han entrado en una nueva fase de turbulencia, los primeros efectos visibles se reflejaron este miércoles, aunque en realidad la serie de factores que afectan están presentes desde hace varios días.

La bolsa de valores de Grecia tuvo una de las mayores caídas de su historia al desplomarse 9.24 por ciento, enmedio del pánico financiero que ya derivó en fuga de depósitos de su sistema bancario.

De acuerdo con reportes de Bloomberg, en diciembre los griegos retiraron 3 mil millones de euros del sistema bancario, cifra que se ha elevado este mes a 11 mil millones (12 mil 650 millones de dólares aproximadamente). Es la mayor fuga de dinero del sistema bancario griego desde mayo de 2012, cuando parecía que el país saldría de la zona euro.

La fuga de depósitos obedeció a los temores de que las autoridades monetarias impongan impuestos a los depósitos bancarios y controles de capital (algo similar al corralito argentino), como parte de las medidas y estrategias para que el país renegocie los términos de su deuda.

Las acciones de los bancos tuvieron la caída más importante de toda su historia: el Banco Nacional de Grecia perdió 25 por ciento, mientras que el Pireus Bank cayó 30 por ciento.

También, los mercados se mantenían atentos a lo que dijera la Fed en su primera reunión del año; tal como se esperaba no hubo ninguna sorpresa, pero las bolsas de valores ya traían la tendencia negativa de Europa, traducida en búsqueda de activos de refugio.

Al final de la sesión el Dow Jones perdió 1.13 por ciento, el Nasdaq 0.93 y el S&P500 1.35 por ciento.

El activo de refugio en estos momentos es el bono estadounidense a plazo de 10 años, el más líquido en el mercado de dinero global.

El rendimiento de los bonos bajó a su nivel más bajo en casi dos años (principios de mayo de 2013), luego de finalizar en 1.72 por ciento; la demanda de títulos elevó el precio y bajó la tasa de interés.

En México el efecto más significativo se registró en el tipo de cambio, luego de que el peso tuvo su mayor descalabro del año al perder 1.02 por ciento y colocarse en 14.7295 pesos por dólar.

Lectura con sesgo restrictivo en la Fed
La principal noticia de la jornada y de la semana fue el anuncio de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos.

En realidad no realizó cambios significativos al texto del comunicado, pero mantuvo una visión más bien optimista sobre la marcha de la economía estadounidense, mientras que dejó de lado temas como la ola de liquidez que inunda al resto del mundo, en especial por el cambio recién anunciado por el Banco Central Europeo y las implicaciones del actual desplome de los precios del petróleo.

En otras palabras, el énfasis lo puso la Fed en la recuperación económica de Estados Unidos y no en factores que pudieran extender la actual postura laxa del banco central.

Por supuesto, el mantener su discurso sin grandes cambios fue interpretado por los participantes de los mercados de manera restrictiva, los que disparó la ola vendedora en los distintos mercados financieros.

No obstante, la Fed también dejó abierto el escenario para que en los próximos meses se generen arduos debates internos y externos respecto al momento en que deberá tomar pasos hacia la normalización monetaria.

De acuerdo con las interpretaciones de los mercados, la Fed prácticamente eliminó la probabilidad de que suba tasas de interés antes de su reunión del 16 y 17 de junio.