Mercados

Toman un respiro bolsa
y moneda argentinas

118.91 por ciento, es el incremento máximo histórico vigente del mercado de renta variable en Argentina, fue registrado en el año 2013 ; actualmente el beneficio acumulado del año también se ubica en 3 dígitos (102%).
Álvaro Montero
Mauro Álvaro Montero
08 octubre 2014 5:5
Argentina

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los problemas de deuda de Argentina frente a fondos que exigen el pago vencido tiene lecturas diferentes para los inversionistas.

Lo anterior, a pesar de que todos conocen el problema de deuda del país y la falta de liquidez. La bolsa accionaria presentó saltos importantes en agosto y septiembre, cuando ganó 19.90 y 27.83 por ciento, respectivamente.

Es decir, avanzó 53.26 por ciento en esos dos meses, a pesar de que ya se avecinaban las fechas de liquidación de deuda y se sabía que el país podría caer en default.

Es importante destacar que el año en curso es el segundo mejor para el mercado accionario argentino después de 2013, cuando creció 118.91 por ciento.

La ganancia actual de la bolsa argentina es de 102.46 por ciento, aunque su beneficio más alto del año se registró el 29 de septiembre, cuando acumuló 133.59 por ciento.

También en ese fecha la bolsa de valores logró marcar su máximo histórico de cierre en 12 mil 593.07 puntos.

Llegado el vencimiento de deuda del 30 de septiembre y ante la negación de pagar a los fondos que exigen la liquidación inmediata, se presentó la renuncia del entonces presidente del banco central de Argentina, Juan Carlos Fábrega.

La salida del titular del banco central redujo la confianza de los inversores en el mercado accionario, que cedió 13.03 por ciento en 6 sesiones, a niveles de 10 mil 914.61 enteros.

Mientras tanto en el mercado cambiario, el peso argentino tiene una importante depreciación de casi 30 por ciento en este año, al pasar de 6.52 a 8.45 pesos por dólar.

De mantenerse, sería la tercer mayor desvalorización de la divisa sudamericana desde 2001 cuando se abandonó la paridad 1 a 1 frente al dólar, para terminar ese año en 3.36 pesos por dólar.

El año pasado, la moneda argentina cayó 32.6 por ciento; un punto relevante es la balanza comercial, misma que se mantiene superavitaria desde 2001, un efecto claramente favorecedor que irónicamente refleja la debilidad de la divisa a lo largo de muchos años en los mercados internacionales.