Mercados

Rincón del Experto: Nueva prueba para la bolsa, la temporada de reportes corporativos

En el primer semestre del año el periodo de reportes trimestrales fue positivo, impulsando ganancias al IPC; sin embargo, para el tercer trimestre se anticipa resultados menos favorables y podría llevar a los inversionistas a enfocarse a otros temas.
Rincón Del Experto
Montserrat Antón, subdirectora de Análisis Bursátil de Invex
11 octubre 2017 5:0
Bolsa. (Especial)

Bolsa. (Especial)

Las empresas entregarán sus resultados trimestrales en los próximos días, un periodo que suele inyectar volatilidad. Sin embargo, hasta ahora el balance ha sido positivo y se presenta como un factor que ha sumado más a las ganancias de la bolsa mexicana en el año, que lo que ha restado.

Durante abril (cuando las compañías en México entregaron sus resultados del primer trimestre de 2017) el S&PBMV IPC subió 1.5 por ciento, y en julio (al conocerse las cifras del segundo trimestre) lo hizo en 2.3 por ciento.

Claro que existen otros factores que determinaron este comportamiento; pero, al menos, los números no implicaron un deterioro para los niveles del referencial.

De acuerdo con Bloomberg, las ventas del S&PBMV IPC subieron 19 por ciento a tasa anual en el primer trimestre y el EBITDA en 22 por ciento; en el segundo trimestre lo hicieron en 10 y 16 por ciento, respectivamente.

Si nos fijamos en la utilidad neta el movimiento ha sido aún mayor: se incrementó 81 por ciento en el periodo enero-marzo de este año y 63 en el lapso de abril a junio (con el apoyo de la recuperación del peso y su impacto positivo en las estructuras de pasivos en dólares).

Ahora, el mercado accionario se enfrenta a una nueva prueba que podría desafiar los niveles actuales (históricamente altos). Los resultados se anticipan menos favorables que en la primera mitad del año en México: el consenso de Bloomberg espera un crecimiento en el tercer trimestre de 3 por ciento en ventas y EBITDA para la muestra del S&PBMV IPC.

Influyen varios factores: las empresas con ingresos en dólares ya no tendrán el beneficio de un peso débil, además de que la base de comparación es compleja para el consumo nacional y se enfrenta a los retos de un menor poder adquisitivo.

No volveremos a ver cifras de las empresas hasta el próximo año, por lo que los números que conozcamos podrían contribuir a definir el rumbo que tomará la bolsa en lo que resta del 2017. Si sorprenden positivamente (a bajas expectativas) podría darse un motivo más para justificar niveles actuales que desafían un mayor costo de capital.

Aunque, no hay que olvidar que esto no es lo único que mueve a los inversionistas, y una temporada de reportes con poco brillo podría llevar al mercado a enfocarse en otros temas: plan fiscal de la nueva administración estadounidense, renegociación del TLCAN, tensiones geopolíticas, recuperación del precio del petróleo, etc.