Mercados

Rincón del experto: La bolsa ¿inmune al mayor costo de capital?

Se esperaba un 2017 difícil, pero hasta el momento ha sido un buen año para las inversiones de renta variable, incluso con el aumento un aumento de tasas que habría presionado las valuaciones.
Rincón Del Experto
Monserrat Antón, subdirectora de Análisis Bursátil de INVEX
01 junio 2017 5:0
[El Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana cerró en 42 mil 62.82 unidades. / Cuartoscuro / Archivo] 

[El Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana cerró en 42 mil 62.82 unidades. / Cuartoscuro / Archivo]

Parecía difícil pensar al inicio del 2017 que este sería un buen año para la renta variable en México. Los riesgos de un consumo rezagado, la exposición de las compañías a costos/gastos dolarizados y una mayor tasa de interés en el país implicaban presiones importantes a las valuaciones.

Sin embargo, el desempeño del Índice de Precios y Cotizaciones (IPyC) ha sido muy favorable en estos primeros cinco meses del año; tanto que ha alcanzado máximos históricos en algunas jornadas.

Al menos dos de los factores mencionados se han revertido en favor de las empresas: la desaceleración en el consumo nacional ha sido menos marcada de lo esperado, y por ahora los resultados de las compañías no reflejan el pesimismo de los indicadores de confianza.

Por otro lado, el peso ha encontrado estabilidad frente al dólar, y con ello ha restado riesgos a las estructuras de costos y los niveles de endeudamiento.

Pero, hay un factor que sigue poniendo a prueba la lógica: la bolsa mexicana no parece reaccionar al alza en tasas que se ha dado en el país en los últimos meses.

Un mayor costo de capital debería ajustar las valuaciones de las empresas a la baja al implicar un costo de oportunidad del dinero más alto (visto matemáticamente: traer a valor presente flujos futuros con una mayor tasa de descuento).

Además, el atractivo rendimiento en activos considerados de menor riesgo (como los bonos gubernamentales) debería generar un mayor apetito de los inversionistas y un movimiento en el flujo de las inversiones hacia estos instrumentos. Pero esto no ocurre en la realidad.

El entorno de menor incertidumbre en el consumo y la estabilidad del peso tienen más relevancia en las decisiones de inversión en renta variable, que una mayor tasa de descuento en las valuaciones.

Existe además un impulso adicional derivado del desempeño alcista en los mercados de capitales en Estados Unidos, que esperan con entusiasmo la aplicación de las prometidas reformas del nuevo gobierno.

Este escenario soporta el movimiento alcista de la bolsa en México. Sin un cambio en estas variables (poco esperado en el corto plazo) el hecho de que existan mayores niveles en las tasas de interés en el país seguirá, probablemente, sin verse reflejado en las valuaciones.