Mercados

Repunta el índice de la bolsa mexicana, ¿implica un cambio de tendencia?

La bolsa de México reporta esta semana ganancias que se dan a partir de un nivel mínimo marcado apenas el viernes pasado, pero este repunte ¿implica ya un cambio en la tendencia, o es sólo un rebote por precios castigados?
Felipe Sánchez
Felipe Sánchez
21 marzo 2014 11:28
  [Bloomberg]La bolsa mexicana opera en línea con Wall Street. 

[Bloomberg]La bolsa mexicana opera en línea con Wall Street.


El mercado accionario nacional mantiene una tendencia bajista en su principal promedio de precios, que se extiende ya a un año y dos meses, luego de que el índice marcará su último máximo histórico a fines de enero del 2013, cuando se ubicaba en el umbral de los 46 mil puntos.

La bolsa desde entonces ha tenido cuando menos un par de lecturas mínimas, la primera hacia la segunda parte de junio pasado, en niveles próximos a 37 mil 500 puntos, la segunda está por definirse, ya que podría ser el nivel mínimo de la semana pasada de 37 mil 951 unidades.

Desde ese cierre del viernes pasado hasta ayer jueves, el promedio de precios de la bolsa reporta un incremento de 4.39 por ciento, luego de que a esa fecha acumulaba una contracción en el año que en términos nominales ascendía a 11.18 por ciento. De esta forma la caída acumulada en lo que va del se reduce a 7.28 por ciento.

Por contrastar los comportamientos, en este 2014 el índice S&P 500 que mide el desempeño de la NYSE sube 1.28 por ciento, mientras que la bolsa Nasdaq avanza 3.42 por ciento. Esta dicotomía fue más drástica en 2013, en todo el año la bolsa perdió 2.24 por ciento, pero en contraste el índice S&P 500 acumuló una espectacular ganancia de 29.60 por ciento, y eso fue poco si se considera al mercado Nasdaq, que en 2013 se disparó 38.32 por ciento.

Conclusión, claramente el mercado mexicano reporta un infra desempeño, motivado en buena medida por factores locales, como una caída en el dinamismo de la economía interna, lo que ha perjudicado, entre muchas otras, a empresas de gran peso en la muestra del índice, por no mencionar los efectos de la regulación de competencia, o de las reformas estructurales como la impositiva.

El otro gran factor deriva del exterior, destaca el cambio en la política monetaria de la Fed, sobre todo en las expectativas, lo que ha propiciado una preferencia por activos de menor riesgo, como los bonos soberanos de países desarrollados, digamos, los treasuries estadounidenses, o los bunds alemanes, por ejemplo. En general los mercados de países emergentes en mayor o menor medida han sido castigados, esto es, no se trata sólo de un fenómeno local.

Pero entremos en la cuestión principal, ¿terminó ya el ciclo bajista de la Bolsa?, desde el punto de vista de los factores concretos que han perjudicado al mercado, se puede afirmar que muchos de ellos han sido ya incorporados en las cotizaciones accionarias, por supuesto, prevalecen varios otros que implican amenazas o incertidumbre, pero entre los que ya han acontecido podríamos mencionar el llamado tapering de la Fed, o reducción gradual en el monto de compras de activos, también han golpeado las cotizaciones las noticias de un enfriamiento en la economía china, o el conflicto en Ucrania y la anexión de Crimea a Rusia, o el último, de apenas el miércoles, la noticia de que el presunto incremento en los réditos de la Fed pudiera darse más pronto de lo previsto. ¿Falta algo más?

Bueno, el caso es que los precios accionarios dan ya muestras de agotamiento en su ciclo descendente, de alguna manera las malas noticias quedaron atrás, en el retrovisor. Sin duda seguirán surgiendo, pero al menos que fueran muy graves, diríamos que su efecto sería limitado.

Mirando por el parabrisas, el panorama no parece ya tan nebuloso, el avance de la bolsa en esta semana (4.39 por ciento), sugiere que resurgió el apetito de los inversionistas.

Pero ¿tanto como para cambiar la tendencia?, en una perspectiva de corto plazo, desde el máximo intermedio del 30 de diciembre pasado de 42 mil 959 puntos, hasta la fecha, el índice se ubica en el límite superior del canal de tendencia de baja, es decir, los recientes alzas pudieran provocar que gráficamente el índice de la bolsas se “saliera” de su canal de baja. Considerando un plazo mayor, desde el récord histórico del 28 de enero del 2013, un cambio en la tendencia se encuentra todavía más alejado, sin embargo, no debe descartarse que el avance actual signifique el inicio de un cambio potencial de mayor plazo.