Mercados

¿Qué esperan los mercados para el martes 26 de agosto?

Este martes los inversionistas pondrán su atención en las cifras de la economía del día, pero los ánimos están positivos por las previsibles medidas de estímulo del BCE, y por un impasse en el conflicto en Ucrania y Rusia.
Felipe Sánchez
Felipe Sánchez
25 agosto 2014 20:11
[El próximo año entrarán en vigor los nuevos gravámenes a las empresas que cotizan en la BMV. / Cuartoscuro] 

[El próximo año entrarán en vigor los nuevos gravámenes a las empresas que cotizan en la BMV. / Cuartoscuro]

Claramente un par de factores -cuando menos-, beneficiaron el comportamiento de los mercados ayer lunes: una postura laxa de política monetaria por parte del presidente del BCE, Mario Draghi, expresada el viernes pasado en Jackson Hole, y un contexto geopolítico que se encuentra en un momento de estabilidad, aunque en realidad los riesgos no han desaparecido, sino que se encuentran latentes.

Pero este martes los participantes contarán con nueva información sobre el comportamiento de la economía en Estados Unidos. A las 7:30 de la mañana, hora de México, se conocerá la estadística de los pedidos de bienes duraderos de julio, los pronósticos son de un incremento de 7.0 por ciento, esto sobre un previo de 0.7 por ciento. El mismo indicador, pero excluyendo el componente volátil de transportes, habría crecido 0.6 por ciento, sobre un previo de 0.8 por ciento.

A las 8 de la mañana se conocerá el índice de precios de la vivienda de junio, el pronóstico es de una tasa de crecimiento de 8.3 por ciento anual, menor a la del mes previo de 9.3 por ciento.

Por último, a las 9 de la mañana de México, el índice de la confianza de los consumidores de agosto, los especialistas estiman un declive en el índice de 90.9 a 88.3 puntos.
Habrá también algunos reportes trimestrales, Bank of Montreal, Bank of Nova Scotia, y Best Buy Co Inc.

Por otra parte, en Asia y Europa no se tienen contemplados indicadores económicos para este martes. En México, por supuesto, martes de reservas internacionales, y subasta de deuda gubernamental.

Por supuesto, la fortaleza del dólar, acentuada por la previsible actuación del BCE, refuerzan el apetito por activos denominados en dólares, lo que inevitablemente se refleja en la paridad peso-dólar, claro, ello no implica un desplome del peso, ya que al mismo tiempo la divisa nacional se beneficia también de un esperado desempeño sólido de la economía estadounidense.