Mercados

Posiciones de extranjeros en bolsa caen por cuarto año consecutivo

Aunque 2016 fue uno de los mejores años para la renta variable, el 'efecto Trump', la baja en las expectativas económicas para México y el alza del dólar influyeron para que los inversionistas redujeran su exposición de papeles en pesos.
Clara Zepeda
Breogan, la computadora de 350 mil dólares para 'mover' la BMV

Un grupo de jóvenes creo Breogan una computadora con la que se puede vender y comprar acciones en automático, cuando la maquina identifica un negocio atractivo. Alberto Sánchez, director general de Gacs, nos habla sobre este proyecto.proyecto.

Al cierre de 2016, el saldo de la inversión extranjera en renta variable nacional ligó su cuarto año consecutivo a la baja y se ubicó cerca de los niveles que se registraban en septiembre de 2011, debido principalmente a una disminución en la valuación tras la caída del peso.

De acuerdo con la última información actualizada del Banco de México (Banxico), el saldo de la posición de no residentes en renta variable mexicana se ubicó en 125 mil 367.6 millones de dólares, lo que representó una caída de 6.54 por ciento en diciembre con respecto al mismo mes de 2015.

Este comportamiento se dio a pesar de registrar flujos de entrada durante todo 2016, por un total de 9 mil 517 millones de dólares.

Adicionalmente, en los últimos cuatro años, en donde el tipo de cambio fix subió 59.02 por ciento, la posición de extranjeros en inversión en Bolsa se redujo 26.92 por ciento, equivalente a 46 mil 187 millones de dólares.

Debido a la caída del peso, el saldo de la inversión foránea, convertido a dólares, se ubicó en uno de sus peores niveles desde hace 63 meses.

Rubén Domínguez, economista en jefe de GACS, explicó que la entrada a Bolsa depende de la expectativa que tenga el mercado sobre el crecimiento del precio de las acciones y esa expectativa no es favorable, debido a la secuencia de eventos internacionales y nacionales que se han suscitado en el transcurso de estos meses.

El “efecto Trump” y el limitado crecimiento económico en México que ha registrado en los últimos años son ejemplo de ello, comentó. Además, como las acciones mexicanas cotizan en pesos se tiene una volatilidad adicional.

“Esto hace que la decisión de invertir en la Bolsa Mexicana sea difícil. Aunque pudieras ganar en el Naftrac, podrías tener una minusvalía por el tipo de cambio. Por lo que un inversionista internacional quizá busque en otro país emergente con mejor horizonte y menor riesgo”, describió Domínguez.

Por otra parte, Salvador Orozco, analista de Santander, dijo que este viernes los mercados financieros estarán atentos a la toma de posesión del presidente electo de Estados Unidos Donald Trump. Sin embargo, es claro que mantiene su postura de una política proteccionista, lo que sigue alimentando la incertidumbre sobre los flujos de inversión a nuestro país.

Aun así hay oportunidades de inversión, como Industrias Peñoles, por ejemplo, que depende del precio del oro, percibe sus ingresos en dólares y está bien financieramente.