Mercados

Parteaguas bursátil; el dragón se abre al mundo

A partir del lunes 17 de noviembre los inversionistas extranjeros podrán participar en la bolsa de valores de Shanghai.
La siguiente semana los mercados de renta variable del mundo darán un giro.
Álvaro Montero
Antonio Sandoval
14 noviembre 2014 5:0
China

[México es antecedido por China, con 75 mil millones de dólares, y Brasil, con dos mil 500 millones de dólares / Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- El lunes los mercados de renta variable del mundo darán un giro.

Ese día se abre a la inversión extranjera el Shanghai Stock Exchange, el sexto mercado más importante por su nivel de capitalización, equivalente a 2.8 billones de dólares.

El valor de la bolsa de China, representa 10 por ciento de la capitalización de la bolsa de valores de Nueva York, la más grande del planeta.

Sin embargo, considerando la unión de los dos mercados accionarios del país, China continental más Hong Kong, se convertiría en la tercera más importante, solo debajo de los indicadores de Wall Street.

Para dimensionar, podemos señalar que el mercado chino sería en conjunto 10 veces más grande que el de México.

Aunque con restricciones iniciales a la inversión, el potencial de gestión para los fondos de inversión sería de 3.5 billones de dólares, de acuerdo con cifras de analistas, dato que de concretarse elevaría su valor cuando menos en un billón más durante los siguientes años, según las expectativas.

El mecanismo mediante el cual se abrirá la bolsa de china continental a la inversión extranjera se denomina Shanghai-Hong Kong Stock Connect.

Por este medio, se permitirá a los operadores internacionales tener acceso directo via Hong-Kong a las acciones cotizadas en Shanghai.
Asimismo, los operadores chinos podrán comprar acciones cotizadas en Hong-Kong y por lo tanto en el resto del mundo.

Se calcula que mediante dicho mecanismo podrían operarse alrededor de 3 mil 750 millones de dólares diariamente.

Con un total de 974 empresas listadas en bolsa, entre las que destacan algunos de los gigantes globales como Alibaba, el mercado de renta variable de China se apresta a abrir sus puertas al exterior.

En lo que va del año la bolsa de China continental registra una ganancia de 13 por ciento, mientras que en los últimos cinco años, posteriores a la crisis subprime, la ganancia promedio anual también es de doble dígito.

Ya en conjunto, el total de emisoras chinas que podrían estar sujetas a la inversión foránea sería de 2 mil 695 empresas.

Habría presiones para otras plazas
De acuerdo con analistas, la noticia es una de las más importantes para los mercados de capitales en muchos años, aunque no necesariamente positiva para todos.

Lo que sucede es que muchas plazas emergentes podrían sufrir por la atracción que generará el mercado chino con el paso del tiempo, o quizás de inmediato.

Con un elevado potencial de crecimiento en sus empresas, con PIB del doble que la mayoría de las economías emergentes y con la posibilidad de invertir en un mercado hasta ahora poco explorado pero que en los últimos años mantiene beneficios promedio de doble dígito, China podría convertirse en un imán para los fondos de inversión.

“La inversión potencial para los gestores de fondos rondaría los 3 billones de dólares, una cifra impresionante que pondrá en riesgo a varias plazas de los mercados emergentes”, dijo Luis Raúl Rodríguez, director de análisis de Finamex Casa de Bolsa.

Aunque, el especialista también expresó que las emisoras mexicanas todavía tienen el potencial de las reformas estructurales, que no se ha reflejado plenamente y que deberá hacerlo en breve.

En las plazas europeas y estadounidenses existe entusiasmo por parte de los gestores de fondos ante las oportunidades que se abren.
Algunos consideran que efectivamente la apertura de la bolsa de valores china a la inversión extranjera podría ser un canal para disminuir inversiones en otros mercados.

Es decir, sí existe el riesgo de que otras plazas observen reducciones en su operación.

Pero, al mismo tiempo, existe la posibilidad de que la enorme liquidez de los inversionistas chinos, que actualmente se concentra en los mercados inmobiliarios locales, explore otras opciones y vaya a distintos mercados.

En ese sentido, probablemente la noticia tenga matices: la inversión extranjera en la bolsa de China se abre para los inversionistas foráneos, y la posibilidad de que sus capitales busquen otros horizontes