Mercados

Paro técnico en la NYSE, China y Grecia pegan en WS y la BMV

La suspensión de actividades en la bolsa de Nueva York fue de tres horas con 38 minutos; un antecedente similar se presentó en 2013 en el Nasdaq.
Felipe Sánchez
Wall Strett. (Reuters)

Wall Strett. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- Las bolsas de México y Nueva York no pudieron aislarse del contexto global, en una sesión accidentada que incluyó la suspensión de operaciones en Estados Unidos por al menos 3 horas y media.

La caída de la bolsa de valores en China, que acumula en un mes un desplome de 30 por ciento, 32.16 por ciento desde su punto más alto de 30 días y 20 por ciento durante julio, es un factor determinante para el ajuste de los mercados; en éste sentido las plazas accionarias están atrapadas en dos corrientes que las llevan a la baja inevitablemente.

En un escenario como el anterior, las bolsas de valores cayeron: el índice Dow Jones perdió 1.47 por ciento y quedó en 17 mil 515.42 unidades; el Nasdaq perdió 1.75 por ciento para colocarse en 4 mil 909.76 puntos, mientras que el S&P500 terminó en 2 mil 46 unidades luego de caer 1.66 por ciento.

La BMV perdió 1.16 por ciento, equivalente a 520 puntos, cerró operaciones en 44 mil 497.74 unidades.

La NYSE suspende operaciones

La noticia inesperada del día en los mercados accionarios, y en concreto en la bolsa de Nueva York, fue la suspensión de las actividades en el piso de remates de la NYSE por problemas técnicos en sus sistemas.

Lo anterior significó que se detuvieran las por 3 horas y 38 minutos, actividades entre las 11:32 y las 15:10 horas tiempo de Nueva York.

Las operaciones de renovaron 50 minutos antes del cierre de la sesión

Es la primera ocasión que se tenga registro de una suspensión tan prolongada en éste mercado; existe el antecedente del 22 de agosto de 2013 cuando el indicador de acciones electrónicas, el Nasdaq, suspendió sus operaciones por tres horas y media debido también a fallas técnicas; las transacciones se reiniciaron media hora antes del cierre.

El efecto directo en los mercados fue una reducción en el volumen de operación, ya que lo que se opera en el piso de la NYSE representa entre 20 y 25 por ciento del volumen total del mercado.

La bolsa Nasdaq tuvo actividades normalmente, pero la noticia, en general, inquietó no sólo a los inversionistas, sino también a las autoridades, como la propia Casa Blanca, el FBI y, por supuesto, la Comisión de Valores y Bolsas (SEC).

La noticia realmente significativa fue la caída de las bolsas de México y Nueva York. Los principales factores en contra son todavía las preocupaciones con respecto a Grecia y el tema de las bolsas en China.
En el primer caso los acreedores se encuentran a la espera de una propuesta detallada y concreta por parte de Atenas, y tienen de plazo sólo hasta el viernes.

China; nuevas medidas, otro desplome
Las autoridades chinas difundieron otra serie de medidas encaminadas a contener la caída de sus mercados de valores, pero las bolsas locales volvieron a desplomarse, el índice CSI300 cayó 6.8 por ciento, mientras que el Shangai Stock Exchanges perdió 5.9 por ciento.

Entre la serie de medidas que tratan de devolver la confianza al público inversionistas destacan las siguientes:

El regulador de valores de China ordenó a todos los tenedores de acciones con participaciónes de más de 5 por ciento que no vendan sus acciones en los siguientes seis meses.

El organismo advirtió que habría duras sanciones contra cualquier tenedor que sea sorprendido violando la norma.

También, el regulador del mercado de valores flexibilizó las norma para permitir que las empresas que vendieron sus acciones reciéntemente, puedan recomprarlas.

Asimismo se alentaron a las empresas financieras estatales a recomprar acciones subvaluadas y anunció la prohibición para que todas las firmas estatales vendan acciones mientras dure el periodo de volatilidad.

Según fuentes gubernamentales, la idea es combatir el pánico, ya reconocido por las autoridades, en 90 millones de inversores individuales que tienen presencia en las bolsas chinas, y que en su mayoría se han volcado a vender títulos.

Las repercusiones del desplome bursátil en China pudieran implicar un freno en la actividad económica de la segunda mayor economía del mundo, lo que tendría consecuencias globales.

Además, se publicaron las minutas de la última reunión de la Fed, en las que dejó ver sus preocupaciones por la crisis griega, y por la burbuja bursátil en China.