Mercados

Número de emisoras, estancado en la BMV

El tamaño del mercado accionario mexicano no corresponde al de la economía, según Manuel Robleda, ex presidente de la Bolsa Mexicana de Valores.
Clara Zepeda
BMV

(Bloomberg)

El número de emisoras listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) está muy lejos del tamaño máximo que alguna vez registró, pues en 1991 había 209, mientras que hoy existen 138.

A raíz de la crisis económica que sufrió el país en 1994, aunado a una serie de crisis financieras internacionales -como la asiática en 1997, la rusa en 1998, la de las puntocom en EU entre 2001 y 2002, la Argentina en 2001, y la financiera global que estalló en 2008-, las emisoras en el mercado de valores se redujeron considerablemente.

El descenso en el número de emisoras ocurre pese a los grandes programas de promoción o los planes de bajar costos y rangos para que empresas medianas lleguen a Bolsa, pues el mercado de capitales mexicano sigue “entrampado”, según Manuel Robleda, ex presidente de la BMV.

En entrevista con EL FINANCIERO, Robleda explicó que hay varios factores que mantienen la “trampa”, entre los que destacan el estilo mexicano de la empresa mediana, al no querer someter a las compañías a una mayor transparencia y revelación de información.

Asimismo, el directivo que llevó el timón de la BMV durante los años 1992-2001 aseguró que durante mucho tiempo se ha preguntado por qué no funcionó el mercado de mediana capitalización que empujó durante su dirección.

La conclusión a la que llegó es el conflicto de interés que existe entre los bancos y casas de bolsa, al ser en su mayoría parte de un grupo financiero. Esto no permite a los intermediarios bursátiles interesarse aún más en llevar empresas a Bolsa, tarea que es su responsabilidad, dijo.

“Actualmente, el sector bursátil es lo mismo que el sector bancario. ¿Quiénes son los dueños de las casas de bolsa? Los grupos financieros. (…) El centro de conflicto de interés: pues yo prefiero captar el millón de pesos de un cliente e invertirlo a 2 por ciento, que meterlo a la Bolsa, por lo que no sé cómo se va a resolver.

“También es responsabilidad de la autoridad, ¿quieren detonar el mercado?, hay que entender primero el problema, llevamos años con él, haciendo campaña de promoción, bajando costos y no se avanza más rápido”, detalla Robleda.

De acuerdo con José-Oriol Bosch, director general de la BMV, la crisis financiera internacional que se detonó con las hipotecarias “subprime” ha frenado los proyectos. No se sabe qué va a pasar, mejor me espero y viene un poco el “pago por ver” y se atrasan todas las tomas de decisiones, comenta. Además, cuanto mayor es el crecimiento económico, más crece la necesidad de financiamiento y reduce el nivel de caja y necesitas financiamiento adicional.

“En un mercado, que desafortunadamente no es maduro, se necesita mucha labor de promoción de la Bolsa y las casas de bolsa, ya que queremos seguir creciendo en el número de emisoras e inversionistas; queremos seguir promoviendo junto con las casas de bolsa, las bondades del mercado bursátil”, asegura Bosch Par.

Guillermo Prieto, presidente de la BMV entre 2001 y 2009, comentó que una segunda bolsa de valores no agrandaría el mercado, sino que fragmentaría la liquidez.