Mercados

Los 5 activos que reaccionarían a la decisión de la Fed

Petróleo, tipo de cambio, bolsas, oro y bonos gubernamentales, los
más beneficiados por un alza de tasa por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos
Abraham González
Janet Yellen

Janet Yellen (Reuters)

Al inicio de los últimos dos ciclos de alza de tasas de la Reserva Federal, los mercados accionarios, el petróleo y los bonos del Tesoro de corto plazo reaccionaron positivamente, mientras que el tipo de cambio del peso frente al dólar y la volatilidad tendieron a disminuir.

Hoy, los mercados financieros globales estarán atentos a lo que decida el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) en su junta de política monetaria, en donde podrían comenzar con un nuevo ciclo alcista, que pondría fin a casi siete años de tasas históricamente bajas, en un rango de 0 a 0.25 por ciento.

En el caso más reciente, en junio 2004, la Fed aumentó el techo de su rango objetivo de 1.00 a 1.25 por ciento, el índice Standard and Poor’s 500 y el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la bolsa de México subieron 0.41 y 1.42 por ciento, respectivamente.

En esa fecha, el precio WTI registró un alza de 3.9 por ciento, en tanto que, el peso ganó 0.21 por ciento respecto al dólar y el Fondo de Bonos Gubernamentales de dos a cinco años de Estados Unidos avanzó 0.36 por ciento.

Asimismo, hubo reacciones descendientes favorables; el índice VIX de volatilidad, conocido como el "índice del miedo" bajó 7.3 por ciento, de 15.47 a 14.34 unidades.

Cinco años antes, el 30 de junio de 1999, bajo la administración de Alan Greenspan al igual que en 2004, el instituto central decidió aumentar la tasa de 4.75 a 5 por ciento. En esa ocasión, las subidas fueron mayores para el S&P 500 y el IPC, en esa jornada ganaron 1.57 y 3.27 por ciento, respectivamente.

El precio del crudo referencial de Nueva York, WTI, aumentó 4.61 por ciento y el peso ganó 0.84 por ciento respecto al dólar, mientras los bonos de corto plazo hicieron lo mismo al subir 0.57 por ciento.

De acuerdo con información de Bloomberg, la probabilidad implícita de que la Reserva Federal eleve la tasa de referencia en esta junta se ubica en 32 por ciento, mientras que a principios de este año esa probabilidad era de 84 por ciento, ciertamente hay una marcada brecha a la baja.

“La reunión genera gran expectativa ante la incertidumbre que existe, no sólo en cuanto a la posibilidad de que la Fed inicie o no el proceso de normalización, sino por la reacción que tendrán los mercados cualquiera que sea la decisión”, explicó Gabriel Casillas, director general de análisis económico de Banorte.

“En nuestra opinión, el FOMC hará énfasis en los datos positivos sobre actividad económica en Estados Unidos e iniciará la normalización de la política monetaria buscando enviar el mensaje de que ya terminó la crisis, dejar de abaratar el costo del capital relativo al trabajo y hacer que vuelva a funcionar la tasa de Fed Funds como instrumento de política monetaria”.

Por otra parte, Kim Chase, analista macroeconómico de BBVA Research, mencionó algunos elementos por los que la Fed podría decidir no subir las tasas.

“La volatilidad global de los mercados financieros y la amenaza de una desaceleración inminente de la economía china están obligando al FOMC a reconsiderar si la economía está preparada para afrontar tasas de interés más altas”, explicó.

“A la Fed le preocupa que los bajos niveles de inflación puedan poner en peligro su estrategia de normalización de la política monetaria”.