Mercados

La tormenta que no llegó

La combinación del repunte de la Bolsa Mexicana y la recuperación del peso consolidaron al mercado mexicano como una de las mejores opciones de inversión, superando incluso el rendimiento de los mercados estadounidenses.
Rincón Del Experto
Iván Barona, director de GBMHomeBroker
12 julio 2017 5:0
BMV. (El Financiero)

BMV. (El Financiero)

Hemos alcanzado la primera mitad del 2017 y contra las expectativas apocalípticas para la economía y mercado local que caracterizaron los titulares a principios de año, hemos visto un fuerte repunte en la moneda acompañada del mayor avance en el IPC para un primer semestre desde 2009.

Durante los primeros seis meses del año el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) mostró un avance de 9.2 por ciento medido en pesos y 24.7 por ciento si lo medimos en dólares.

En ocasiones me han preguntado a qué se refiere esta métrica y cuál es su importancia.

Por un lado, sabemos que, en un mundo globalizado—todavía—los mercados de capitales están cada vez más al alcance de los inversionistas internacionales; y así como hoy en día en el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC) de la BMV podemos, a través de nuestros intermediarios locales, comprar acciones de empresas en otras latitudes, lo cierto se cumple en el sentido inverso.

De tal forma, una manera de tener una foto más clara del desempeño y comparación más justa de los mercados es emparejando la cancha, es decir hablar en los mismos términos.

Mientras pareciera que el IPC tuvo un desempeño similar al del Dow Jones (que aumentó 8.0 por ciento) o el S&P500 (con un avance de 8.2 por ciento) durante la primera mitad del año, e incluso inferior al del Nasdaq (que subió 14.1 por ciento), al momento de incorporar la apreciación del peso mexicano, vemos que en términos de dólares el ganador fue el IPC.

En otras palabras, un inversionista que hubiera destinado 100 dólares a finales de 2016, al cierre de junio tendría 124.7 dólares si hubiera invertido en el IPC, en cambio con el Nasdaq el retorno habría sido de 114.1 dólares, 108.20 en el caso del S&P500 y con el Dow Jones 108 dólares.

En cuanto a los sectores en el mercado local, vimos avances en Transportación (un avance de 19 por ciento), Comercio (subió 17.8) e Infraestructura (con alza de 15.3 por ciento), mientras que los sectores de Metales y Minería, Químicos e Industriales vieron los mayores ajustes en el período.

En cuanto al poder predictivo de un buen inicio de año para determinar el desempeño del IPC vimos que, en los últimos 22 años, en 15 ocasiones acumuló rendimientos positivos durante la primera mitad, y de estos tan solo en una ocasión se vio un retorno negativo al final de ese año, específicamente en 2002.

En Estados Unidos el S&P ha visto retornos positivos en 22 de los últimos 30 años, traduciéndose en ganancias en 19 ocasiones (86%), mientras que en el Dow vimos avances en los primeros semestres en 20 oportunidades, teniendo un retorno negativo tan solo en una ocasión.