Mercados

La BMV está desligada
de la tendencia
positiva en NY

Tres puntos explican la trayectoria contraria que registra durante noviembre el mercado mexicano:
Los múltiplos son una razón
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
12 noviembre 2014 5:10
[En la apertura, todos los indicadores de Wall Street operan planos. / Bloomberg] 

[En la apertura, todos los indicadores de Wall Street operan planos. / Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- La BMV se ha desligado de Nueva York durante las últimas sesiones.

Así, mientras que los principales indicadores de Wall Street acumulan cierres históricos en unos casos, y en otro mantiene su máximo de 14 años enfilándose al cierre histórico vigente, la Bolsa Mexicana de Valores reporta en su principal indicador una trayectoria negativa, aunque moderada.

Es de llamar la atención que en un periodo de ganancias importantes para la bolsa de Nueva York, la de México no siga la misma tendencia, pese a la marcada influencia que tiene de este mercado.

No obstante, también hay periodos de divergencia entre ambos mercados, éste parece ser uno de ellos.

Durante noviembre, las bolsas de valores de Nueva York se han instalado en niveles récord en el caso del Dow Jones y el S&P500, mientras que el Nasdaq se acerca a su nivel máximo histórico vigente desde hace casi 15 años.

En contraste, la Bolsa Mexicana de Valores reporta una trayectoria negativa, lo que incluye cuatro sesiones de pérdidas al hilo, que ayer se completaron.

Así, el Dow Jones gana en lo que va del mes 1.29 por ciento, el Nasdaq 0.64 por ciento y el S&P500 sube 1.92 por ciento; por su parte, el principal indicador accionario mexicano reporta una contracción de 1.62 por ciento en noviembre, y de 1.74 por ciento considerando la racha negativa de cuatro días.

Las causas del ajuste en la BMV

Son 3 las razones básicas por las que el mercado de valores mexicano está en una tendencia negativa, pese a los altos niveles registrados en Wall Street, dice Luis Raúl Rodríguez, director de Análisis en Finamex Casa de Bolsa:

1) La BMV se encuentra cerca de sus múltiplos históricos; de acuerdo con el analista, el mercado de valores nacional cotiza en un múltiplo de 25.5 veces las utilidades, ya muy cerca de sus niveles máximos históricos vigentes.

En contraste, el índice S&P500 cotiza con un múltiplo de 18 veces utilidades, y el Bovespa de Brasil tiene un indicador de 17 veces; es decir, el mercado mexicano se encuentra muy por arriba en este indicador respecto a otros en el mundo.

Por tal razón, los inversionistas están en un proceso de toma de beneficios.

Sin embargo, dicho mecanismo es incluso benéfico para evitar que el mercado de valores nacional se torne excesivamente caro.

2) Los reportes de las empresas. Sin desdeñar las cifras de algunas emisoras que fueron muy positivas, en términos generales la temporada de reportes de las empresas mexicanas que cotizan no entregó algo extraordinario, razón por la cual también los fondos de inversión toman o realizan utilidades de sus carteras.

3) Los datos del crecimiento en la economía mexicana son todavía mixtos, por lo que el escenario de corto plazo se presta para capitalizar parte de los beneficios.

La trayectoria del crecimiento económico en México es errática todavía, factor que se complementa con el recorte a las expectativas del PIB para el presente año, lo que pega necesariamente en el ánimo del mercado.

“Otros factores no son elementos que impacten en el mercado de valores nacional”, recalcó el especialista entrevistado.
Balance bursátil positivo

En el año el balance del principal indicador accionario de México es positivo, con un avance de 3.68 por ciento, saldo que en este caso sí está sincronizado con la trayectoria de la bolsa de valores de Nueva York.

En Wall Street, el Dow Jones avanza 6.26 por ciento, el Nasdaq sube 11.59 y el S&P500 tiene un beneficio de 10.35 por ciento.

Durante los meses pasados la relación de la BMV con sus similares de Nueva York era más o menos coherente, pero el mercado nacional empezó a desligarse precisamente en la segunda quincena de octubre.

Las fechas coinciden con la temporada de reportes, cifras que permitieron valuar y actualizar los múltiplos individuales y el del propio mercado.

También fue en esos días cuando se revisaron a la baja las expectativas de crecimiento tanto en México como en otras partes del mundo.