Mercados

Fantasma de la deflación aún deambula sobre la zona euro

La inflación de la zona euro permaneció dentro de la zona de riesgo por undécimo més consecutivo.
Efraín Hilario
Efraín H. Mariano
01 septiembre 2014 10:53
Unión Europea. (Reuters)

Banderas de la Unión Europea. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.--El fantasma de la deflación sigue deambulando sobre la economía de la zona euro; un espectro que desde hace unos meses le está quitando el sueño a Mario Draghi y a los responsables de la política monetaria de la zona euro.

Y es que la tasa de inflación del bloque europeo permaneció en agosto dentro de la zona de peligro por undécimo mes consecutivo, elevando el riesgo de una deflación, y por supuesto, aumentando las expectativas de la aplicación de medidas monetarias poco convencionales.

El Indice de Precios al Consumidor en los 18 países que usan euro, que en agosto se ubicó en 0.3 por ciento –su menor nivel desde 2009— ha permanecido desde octubre pasado por debajo del umbral de 1.0 por ciento, un área llamada por el BCE, como una zona de peligro.

Si bien es cierto que ese espectro no es suficiente para aplicar en el corto plazo una ronda de estímulos no convencionales –entiéndase alivio cuantitativos--, si es suficiente para que Draghi y sus colegas se desvelen en su reunión de esta semana en redoblar estrategias para alejar a la inflación de la zona de riesgo.

Lo inquietante es que Draghi lleva varios meses tratando, sin tener un éxito tangible, de ahuyentar el riesgo de una deflación; contrario a eso, ha provocado que aumenten las apuestas de que en algún momento tendrá que instrumentar nuevas medidas.

Ya en la reunión de banqueros centrales de hace de unos días en Estados Unidos, Draghi dejo la puerta abierta a nuevos estímulos. En junio anunció la inyección de 400 mil millones de euros para reactivar el crédito e impuso una tasa de depósito negativa entre los bancos para estimular los préstamos; asimismo, llevó las tasas de interés a mínimos históricos.

La realidad es que un estímulo cuantitativo como el aplicado por la Fed todavía tendría que superar muchas discusiones; por ahora, el BCE sólo ha informado que a partir del próximo año efectuará sus reuniones cada seis semanas y publicará también las minutas de cada uno de sus encuentros, alineándose, al menos desde esas posturas, a la política Fed.