Mercados

Fallan emisoras mexicanas en estándares para uso de derivados

La ignorancia de este tipo de operaciones puede ocasionar grandes utilidades o pérdidas inesperadas, ocasionando fuertes minusvalías en los portafolios de inversión, detalló la consultora.
Clara Zepeda
  [La BMV concluyó con un incremento de 0.17 por ciento. / Cuartoscuro]  

[La BMV concluyó con un incremento de 0.17 por ciento. / Cuartoscuro]

Las emisoras que componen el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) no cumplen al 100 por ciento con los estándares establecidos por las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIFs) para asentar el uso de instrumentos derivados en sus estados financieros, de acuerdo con el Índice G, elaborado por la firma García Quintana Consultores.

“Existe una ventana de oportunidad para que las emisoras avancen y lleguen a los niveles requeridos por las NIIF’s en las notas de revelación, así como del contenido y del nivel descriptivo en cuanto a los riesgos y productos derivados utilizados”, dijo Sergio García, socio director de García Quintana Consultores (GQC).

El objetivo del índice, de acuerdo con el directivo, es apoyar a los consejos de administración y a los inversionistas que no son expertos en instrumentos financieros derivados ni en NIIF’S, en la correcta implementación de las reglas internacionales.

Por ejemplo, Bimbo, aunque ocupa la primera posición de la muestra que componen al IPC en revelar de una manera más precisa sus riesgos y coberturas en sus estados financieros que presenta al público inversionista, está en la posición G3, siendo la G1 el máximo rango, según resultados del Índice G del 2015.

La emisora revela el nombre de las contrapartes con las cuales opera y son instituciones de reconocida solvencia. Detalla, además, que son contratados únicamente con fines de cobertura y con descripción en número total y tipo de instrumentos: 85 forwards de tipo de cambio, 16 cross currency swap y dos interest rate swap.

Las normas internacionales se aplican en muchos países del mundo, sin embargo, en cada país existen requerimientos de revelación específicos para cada norma, como es el caso de los instrumentos financieros derivados y operaciones de cobertura. Por ello, no se tiene registro que en otras economías exista un indicador similar al G.

“Estamos acostumbrados a que la tecnología o la innovación sea europea o americana. Hoy estamos cambiando eso y aportando con metodologías como el Índice G, desde México para el mundo. La metodología se desarrolló para facilitar la interpretación de las revelaciones en seis grados de calificación para democratizar la información”, describió García, quien fue representante en México del Global Treasury Consulting Services Ernst & Young.

Coca-Cola Femsa, Mexichem, Femsa y Arca Continental, calificadas en la posición G4, son las otras cuatro emisoras que cotizan en la BMV mejor posicionadas en dicha medición.

La ignorancia de este tipo de operaciones puede ocasionar grandes utilidades o pérdidas inesperadas, ocasionando fuertes minusvalías en los portafolios de inversión, detalló la consultora.

Por ello, es indispensable que las emisoras informen al mercado de valores y por ende al inversionista su posición financiera real o niveles de exposición de riesgo no administrados. De lo contrario, pasaría lo que ocurrió en 2008.

La firma que creó el índice ha representado a México en conferencias en la Organización de Naciones Unidas, en Ginebra, por invitación de la UNCTAD, y en el World Investment Forum, en Doha, Qatar.

El Índice G fue creado en el 2014, pero en la edición de 2015 tampoco logró ninguna empresa cumplir en su totalidad con los estándares establecidos por las NIIF’S.