Mercados

Expectativas divergentes en la tendencia bursátil

No existe un consenso sobre la ruta que seguirán los mercados de renta fija; el sector tecnológico es factor de confusión.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
28 julio 2014 5:0
 [Bloomberg] La expectativa de recuperación de EU impulsó a las bolsas. 

[Bloomberg] La expectativa de recuperación de EU impulsó a las bolsas.

CIUDAD DE MÉXICO.- Hace unos meses la expectativa bursátil global era abrumadoramente positiva para los fondos de inversión, analistas, inversionistas y expertos en general. Hoy empiezan a dividirse las opiniones.

Para ING Investment Management, antes de determinar si la renta variable está en niveles elevados, es necesario analizar los catalizadores del mercado; en opinión del grupo, los principales mercados de valores todavía tienen potencial de alza.

De acuerdo con su análisis, son cuatro factores que indican el nivel en el que se encuentra el mercado:

1) El ciclo de los beneficios, que de acuerdo con ING no ha terminado.
Si los múltiplos siguen una fase ascendente significa que los inversionistas tienen la expectativa de uno mayor; es decir, tienen confianza en las cifras de las empresas y en la economía en general.

2) El ciclo monetario, con señales encontradas sobre su fin y respecto al inicio del alza de tasas.
La alta liquidez se convierte en factor indiscutible de impulso para los mercados; no es una tesis, se trata de un fenómeno probado a lo largo de las décadas.

3) La percepción del riesgo, a la baja en los principales mercados emergentes del mundo, a la baja en Europa, estable en Estados Unidos y al alza en naciones periféricas de otras regiones.

Las principales plazas financieras del mundo tienen una expectativa de menor riesgo. No significa que los riesgos no existen o que están acotados a lugares menos relevantes, simplemente que los inversionistas perciben una menor incidencia en estos momentos.

4) Las valoraciones:asignan un crecimiento de al menos 8 por ciento en Estados Unidos y Europa, lo que jalará a otras regiones.
Las ponderaciones de alza para mercados que marcan tendencia no pueden pasar de largo en el mundo de las inversiones.

La otra cara de la moneda
Sin embargo, otros fondos y analistas no comparten el mismo optimismo; por ejemplo, Fidelity Worlwide Investments advierte sobre los riesgos de que la inflación repunte en cualquier momento y los mercados de bonos se vuelvan una especie de imán para los flujos monetarios, devastando los destinos de renta fija.

Bank of America Merrill Lynch aconseja, por su parte, mediante diversos estudios que ha llegado la hora de ser más selectivos, especialmente en los mercados emergentes.

BlackRock es más específico y señala riesgos asociados con burbujas de activos, aunque siempre existen oportunidades de inversión que deben ser exploradas.

En el caso concreto de México, la tendencia es la misma; durante el año el mercado ha estado con bajos rendimientos, asociado en parte al debate sobre las leyes secundarias, y también al recorte del crecimiento económico.

Pero otros consideran que el mercado no tiene margen para subir; la prueba de ello es que no lo ha hecho con los máximos históricos registrados en Nueva York.

Señales encontradas
Lo peor que le puede suceder a los mercados es entrar en una fase de indefinición, o peor aún, de contradicción de parte de quienes los analizan y/o participan en ellos.

Siempre hay quienes difieren de una tendencia determinada, nunca existe un consenso general de lo que sucederá en el corto, mediano y largo plazos en los principales indicadores, pero sí es común encontrar expectativas con mayores coincidencias.

Conflicto en mercado tecnológico
El mercado tecnológico es uno de los puntos de conflicto; si lo medimos por el índice general, el Nasdaq, encontramos un potencial directo de cuando menos 13 por ciento, aproximadamente 600 puntos adicionales para el indicador relacionado con las empresas del sector.

Pero si observamos el desempeño de algunas emisoras, la expectativa se reduce. De acuerdo con las cifras de ING Investment Management, la relación precio utilidad se ha incrementado aproximadamente 80 por ciento desde un promedio de 9.3 veces a uno de 16.7 veces, tanto en las bolsas de Estados Unidos como de Europa; mucho del avance tiene que ver con el sector tecnológico.