Mercados

El verano se terminó para el mercado

En el balance de las inversiones para el periodo de junio a agosto de este año, fue positivo para las acciones, en tanto que para el dólar y petróleo fue un trimestre de baja.
Rincón Del Experto
Iván Barona, director de GBMhomebroker
07 septiembre 2017 5:0
inversiones

inversiones

Hace unos años, tras haber dejado la vida estudiantil y ya formar parte de la población económicamente activa, mi cuñada me preguntó sobre mis planes para el verano, a lo que contesté, con cierto cinismo: el verano es una ficción, una vez que te gradúas, te darás cuenta que es una construcción social, que en el día a día laboral verás reflejada solamente en menos tráfico, más calor y eventualmente lluvias.

Si bien mi contestación irónica no dio respuesta efectiva a su consulta, dejando entrever nostalgia por lo que anteriormente era sinónimo de diversión y descanso—no sé de qué realmente—generó cierta inquietud y coincidió con la llegada a mis manos de ciertos estudios relacionados con la estacionalidad en los mercados.

Ya mucho se ha escrito al respecto sobre la baja en la actividad de los mercados financieros y los cánones como “sell in may and go the summer away” (se puede traducir como ‘vende en mayo y vete de verano’).

Estudios se han realizado donde se respaldan o refutan dichas hipótesis.

Ciertamente existen efectos característicos sobre distintas industrias, si bien algunas observan bajas en actividad, existen otras como las aerolíneas, hoteles o recreativas que verán mayores volúmenes.

Cabe destacar que esta estacionalidad en resultados ya debería estar considerada en las valuaciones de las acciones, y tan solo cambios extraordinarios deberían tener alguna repercusión en los valores intrínsecos.

Analizando el comportamiento de diversas clases de activos, asociándolos en trimestres de la siguiente forma: primavera (marzo, abril y mayo); verano (junio, julio y agosto); otoño (septiembre, octubre y noviembre) e invierno (diciembre, enero y febrero), observamos que en efecto los retornos durante los últimos 20 años han sido menores en promedio en el verano para el IPC, Dow, S&P, Nasdaq, MSCI World Index y el dólar americano.

Para el oro la primavera ha mostrado menores retornos, mientras que el petróleo ha promediado caídas en el otoño.

Ahora bien, en este verano en particular, ¿qué observamos? Mientras el petróleo ha promediado un avance de 3.6 por ciento durante los últimos 20 veranos, en esta ocasión experimentó un ajuste (a la baja) de 2.5 por ciento.

El dólar americano, medido por el índice DXY observó una caída de 4.4 por ciento desde mayo (contra un ajuste promedio de 0.1% en estas épocas).

Los mercados accionarios en Estados Unidos mostraron avances en estos últimos tres meses, superiores a los retornos que algunos promediaron los últimos 20 veranos. Destaca que tanto el Dow, S&P y Nasdaq alcanzaron máximos durante este periodo.

Por la parte del mercado mexicano, el IPC anotó un avance de 4.9 por ciento durante el verano (en comparación al 0.7 por ciento promediado en los últimos veranos) e incluso acelerando su expansión contra el 4.1 y 3.4 por ciento vistos en primavera e invierno.

Es más, considerando la apreciación del peso, si medimos en dólares el avance del IPC llegamos a una ganancia de 9.1 por ciento.

Al parecer durante este 2017 no resultó ser una estrategia ganadora liquidar posiciones y disfrutar del verano.