Mercados

El mundo espera acuerdos hoy lunes; las bolsas descartan el Grexit

Grecia enfrenta un calendario de pagos por más de 21 mil millones de euros en los próximos 7 meses; las negociaciones de hoy lunes podrían contemplar una solución de mayor plazo.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval/ Efraín H. Mariano
22 junio 2015 5:0
Grecia UE Unión Europea (Bloomberg/Archivo)

Grecia UE Unión Europea (Bloomberg/Archivo)

Hoy lunes el mundo espera acuerdos de última hora para evitar el default de Grecia.
El país debe pagar el próximo 30 de junio la cantidad de mil 600 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI), mientras que en los próximos 7 meses enfrenta un calendario de vencimientos de deuda por 21 mil 832 millones de euros, con diversos acreedores.

El Grexit no es opción
Al cierre del viernes los mercados manejaban la opción A, la de acuerdos de último momento que incluso se estarían depurando el fin de semana.

Los balances bursátiles fueron de ganancias modestas, excepto el índice Dax de Alemania, que perdió 0.54 por ciento, quizás debido a la enorme presión política sobre la canciller Ángela Merkel por el tema Grecia.

Pero el balance anual de las bolsas también manda señales, sobre todo al considerar que la crisis griega no tiene una o dos semanas, sino que se ha desarrollado a lo largo del año.

El desempeño positivo de las bolsas indica que todavía hay confianza por parte de los inversionistas, esperan acuerdos que eviten el colapso griego.

La bolsa de Alemania reporta una ganancia de 12.29 por ciento en el año, la de Francia sube 12.70 por ciento, Inglaterra avanza 2.20 por ciento, España 6.47 por ciento, Italia reporta un incremento de 19.40 por ciento, Portugal 20.67 y Holanda 12.01, por mencionar algunas.

La bolsa griega sí refleja la crisis del país, acumula en el año una caída de 16.81 por ciento, hasta el pasado viernes.

Por eso, la opción B, la que eventualmente llevaría al Grexit (la salida de Grecia de la zona del euro y el regreso del dracma como moneda griega), no está considerada.

El viernes, instituciones como el Centro de Estudios Open Europe, señalaron que una salida de Grecia de la zona del euro sería el fin del mito de que el euro es irreversible y tendría un efecto de contagio político en otros países; además, un impacto especulativo en los mercados, que se preguntarían qué Estado podría ser el próximo en abandonar la eurozona.

Todo se resuelve hoy
Se dice que la reunión de emergencia de este lunes de los miembros de la zona euro sería de mero trámite, y que más que buscar nuevas vías para refinanciar a Grecia, la reunión estará enfocada en analizar las formas de encarar la inminente bancarrota de Atenas y su próxima salida del bloque europeo.

También se menciona que las nuevas propuestas de Alexis Tsipras para acceder a la última parte del rescate --clave para cumplir con sus obligaciones financieras--, carecerán, como todas las anteriores, de profundas reformas y de paquetes de austeridad económica.

Otros medios, con base en comentarios de especialistas, han manejado que Grecia, con una deuda superior a 300 mil millones de euros, estaría mejor con un incumplimiento y con su posterior salida del euro.

Mencionan que una devaluación ordenada y una nueva moneda, junto con reformas estructurales y mejoras institucionales, podrían ser factibles en la nación helena.

Se dice que los acreedores están decepcionados y cansados de promesas rotas. Proyectan que Grecia solo firmará un nuevo acuerdo para incumplirlo más adelante, como lo ha hecho anteriormente.

Lo que no se maneja es lo que sucederá después de un eventual default y su consecuencia: el Grexit.

Para los que han seguido de cerca la crisis del país heleno, es posible que ni los mismos involucrados lo sepan.

La gran incógnita es el potencial efecto de contagio y las secuelas de una bancarrota griega, hoy los mercados tendrán respuesta.