Mercados

El efecto dominó del dragón chino

Las bolsas mundiales perdieron 4.2 billones de dólares en una semana, monedas y divisas cayeron frente al dólar y el petróleo volvió a niveles de 2003.
Abraham González
Shanghai Composite

Shanghai Composite. (Bloomberg)

La devaluación del yuan, las débiles expectativas de crecimiento en China y la incertidumbre sobre los siguientes pasos de las autoridades monetarias en ese país provocaron fuertes pérdidas durante la primera semana de 2016 en monedas, bolsas y commodities a nivel mundial.

El mercado accionario, medido por el índice Global Dow, cayó 6.29 por ciento en cinco días, un desplome que provocó que se esfumaran 4.2 billones de dólares de la capitalización de mercado internacional, al pasar de 64.4 a 60.2 billones de dólares.

El índice VIX, que mide la volatilidad de los mercados y que también es conocido como el “índice del miedo”, brincó 48 por ciento en ese mismo lapso.

Mercados desarrollados y emergentes fueron afectados, en todos los casos, por los temores sobre la economía del gigante asiático.
Las monedas de las principales economías sufrieron efectos negativos frente al dólar, pues esa divisa fue demandada como un activo de refugio.

En una muestra de 31 divisas monitoreadas por Bloomberg, 26 cayeron y sólo cinco ganaron, entre las que se encuentran el yen, el franco suizo y el euro.

En las materias primas, se registraron caídas generalizadas, aunque destacó el descenso en el precio del petróleo, afectados por una sobreoferta a nivel internacional, pero también por las menores expectativas de crecimiento en la segunda economía del mundo, cuya demanda asciende a 4.5 millones de barriles diarios, según datos de la Agencia Internacional de Energía.

“Los mercados financieros parecían abrir (el viernes) con cierto optimismo ante mayor tranquilidad ante mayor tranquilidad observada en la bolsa china (…). No obstante, todo este optimismo terminó por desvanecerse, generando una nueva caída accionaria, alzas en los bonos y pérdidas en varias monedas frente al dólar”, comentó en una nota Daniela Blancas, especialista de mercados financieros en Banamex-Citi.

SE HUNDEN ACTIVOS MEXICANOS

El peso mexicano fue la quinta moneda más depreciada frente al dólar durante la primera semana del año, de acuerdo con la muestra de mayores divisas de Bloomberg.

La divisa cayó 4.04 por ciento y en ventanillas el dólar alcanzó una cotización de 18.20 unidades, su tercer máximo histórico del año.
Así, el inicio de 2016 se convirtió en el peor arranque registrado por el peso desde 1995, cuando la moneda sufrió un desplome tras el “error de diciembre”.

En tanto, en el mercado accionario, la bolsa mexicana ligó 10 sesiones a la baja, un rally negativo sin precedente en número de sesiones desde 1994, según la información disponible en Bloomberg.

También, en línea con los precios internacionales, la mezcla mexicana cayó 13.59 por ciento en los primeros cinco días de operación del año, para alcanzar un mínimo de más de 12 años. El crudo de pemex se hundió a 23.65 dólares por barril.