Mercados

El banco más certero sobre el IPC, ahora, no es muy optimista

El principal indicador bursátil de la BMV tiene varios elementos que afectarán su desempeño este año, como un menor crecimiento del PIB, la depreciación del peso y un cambio en el panorama de EU, lo que podrá alejar las inversiones. 
Clara Zepeda
Bolsa (El Financiero)

Bolsa (El Financiero)

El área de análisis más acertada el año pasado sobre en el pronóstico del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) prevé que el indicador accionario cierre 2017 en 47 mil 200 unidades. Lo anterior significaría un retorno de alrededor de 2. 5 por ciento nominal, con respecto a los niveles actuales.

De acuerdo con Ana Sepúlveda, subdirectora de Análisis de Invex, el IPC podría alcanzar ese nivel debido a un crecimiento limitado, producto de una menor tasa del Producto Interno Bruto (PIB) de México, que estiman en 1.7 por ciento, sumado a la incertidumbre que tiene el país entre aspectos macroeconómicos y políticos que podrían cambiar estructuralmente a Estados Unidos. Además, un mayor tipo de cambio limitaría el apetito por el mercado accionario nacional por el momento.

En 2016, el IPC tuvo su mejor año en términos de moneda local desde 2012 al ganar 6.2 por ciento, para cerrar el año en 45 mil 643 puntos (en línea con el estimado del área de análisis de Invex de 45 mil 500 puntos).

Sin embargo, esta ganancia fue eliminada por completo por la depreciación de 17 por ciento del peso frente al dólar.

De acuerdo con la Encuesta Bursátil Trimestral, realizada por Thomson Reuters en junio de 2016, el pronóstico de Invex era el tercero más pesimista, después JPMorgan, que tenía una proyección de 42 mil 300 enteros, y Bursamétrica, con 43 mil 941 puntos.

“Las empresas que conforman el IPC tienen buen dinamismo en Ebitda a nivel consolidado, que se estima en 9.7 por ciento, lo que quiere decir que el menor rendimiento esperado para el IPC viene en gran parte por un costo de capital mayor para la Bolsa Mexicana”.

Explicó que existen otros instrumentos financieros, que con el alza en tasas y con un menor riesgo, tienen un rendimiento atractivo y esto se tiene que trasladar al rendimiento de las acciones. El hecho de que en pesos no dé un alto rendimiento, o por arriba de la inflación, en dólares tampoco lo podría ser, por lo que no sería una buena inversión para el inversionista extranjero.

“El panorama se ha deteriorado. La incertidumbre que asecha a las empresas mexicanas ante una economía incierta, el impacto que las políticas proteccionistas de Donald Trump podría tener una fuerte presión en los costos y endeudamiento de algunas de ellas por la apreciación del dólar. Asimismo, un mayor costo de financiamiento continúa limitando el apetito por parte de los inversionistas”, describió Sepúlveda.

Aun así, hay sectores como el financiero, cemento, alimentos y transporte que podrían ser oportunidades para los inversionistas.

Thomson Reuters reveló en diciembre que el pronóstico promedio actualizado para el IPC a finales de 2017, según el consenso de por lo menos diez estrategas, es de 49 mil 660 enteros.

Bursamétrica, Monex e Invex son los menos optimistas, al prever cierres en 46 mil 546 y 47 mil 200 puntos las últimas dos entidades. CI Capital y Actinver están dentro de los más optimistas, con niveles cercanos a 52 y 55 mil unidades.