Mercados

Debate en el seno de la Fed para elevar las tasas

La Fed se enfrenta a un escepticismo general de que pueda ajustar la política monetaria a mitad de año, por el fortalecimiento del dólar y la caída en los precios del crudo, que refuerzan la inquietud sobre la baja inflación.
Efraín Hilario
  [Bloomberg] De acuerdo con las minutas publicadas hoy, la preocupación sobre el costo del QE3 ya pesa en la Fed. 

Se aproximan fuertes debates en la Fed para determinar el aumento de las tasas de interés.

Tras refrendar su compromiso de mantener bajas las tasas de interés, cerca de cero, los miembros de la Fed dejaron entrever que no aplicarían un aumento del costo del crédito al menos hasta mediados del año.

En diciembre, cuando la Fed introdujo la palabra paciencia por primera vez en su comunicado, la presidenta del banco central estadounidense, Janet Yellen, aclaró que esa palabra significaba, al menos, dos encuentros de política monetaria.

Lo anterior se traduce, al refrendar su promesa de paciencia, en que los miembros de la Fed no esperan aplicar un incremento en el costo del crédito --que se mantiene en la banda de cero a0.25 por ciento desde diciembre de 2008--, al menos hasta después de su reunión de junio.

Además, la eliminación de la frase “por un periodo prolongado”, sienta las bases de que se aproximan fuertes debates en el seno de la Fed para aplicar su primer incremento de tasas desde el 2006.

La Fed precisó que la economía estadounidense ha crecido a un ritmo sólido y que las condiciones del mercado laboral han mejorado, con una fuerte creación de empleos y una baja tasa de desocupación.

Sin embargo, la Fed se enfrenta a un escepticismo general de que pueda ajustar la política monetaria a mitad de año, en momentos en que un fortalecimiento del dólar y la caída en los precios del crudo, refuerzan la inquietud de que la inflación sigue demasiado débil para comenzar a subir las tasas de interés.

Hasta diciembre, las tasa anualizada de inflación se ubicaba en 0.8 por ciento, su menor lectura desde octubre de 2009, y muy lejos de la meta de 2.0 por ciento que la Fed establece como objetivo para modificar su política monetaria.