Mercados

Acciones de GMéxico
van río abajo; pierde
29 mil mdp

El costo en el mercado obedece a los pagos que debió realizar por el accidente, pero inversionistas temen más estragos finacieros.
Por el momento los daños a los ríos son por un monto de 2 mil millones de pesos.
Efraín Hilario
Efraín H. Mariano
23 septiembre 2014 10:47
MIna

El accidente, donde falleció un minero, se registró en la Unidad Mimosa, en Coahuila. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- La capitalización de mercado de Grupo México (GMéxico) se ha desplomado más de 29 mil millones de pesos en las últimas siete semanas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

El impacto por el derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre acidulado en los caudales de los ríos Bacanuchi y Sonora ocurrido a inicios de agosto ha llevado desde entonces río abajo a las acciones de Grupo México.

Ayer, en la BMV los títulos del cuarto mayor productor de cobre del mundo concluyeron con una caída de 4.51 por ciento para detenerse en 44.46 pesos, acumulando un ajuste negativo de 7.9 por ciento desde el 6 de agosto.

La minera con los problemas por contaminación en los ríos Sonora y Bacanuchi ha cedido 29 mil 583 millones de pesos

En dicho periodo, ha borrado una capitalización de mercado de 29 mil 583 millones de pesos.

Las acciones de GMéxico, que justo el 5 de agosto, un día antes de que se hiciera público el derrame tóxico en Sonora escalaron hasta 49.24 pesos –su mejor cotización desde el 12 de abril de 2013–, perforaron el lunes el soporte clave de corto plazo de 44.75 pesos.

Por lo anterior, analistas técnicos señalan que podría poner a prueba otro piso más firme, de 42.01 pesos, misma cotización que fue registrada el 27 de junio de este año.

Pese a la reciente tendencia bajista, los títulos de GMéxico –la quinta compañía con el mayor peso en la BMV–, aún rescatan una ganancia de 2.85 por ciento en lo que va del año.

Si bien es cierto que los responsables de GMéxico han aclarado que los niveles de acidez en los ríos Bacanuchi y Sonora se encuentran dentro de los niveles permitidos, desechando las acusaciones de un nuevo derrame tóxico como el observado a inicios de agosto, la comunidad inversora ha castigado el valor de las acciones de la firma por la expectativa de que tardará un tiempo en remediar el daño y limpiar su imagen.

Pero incluso, la propia emisora tuvo que reconocer este lunes que los impactos del huracán Odile llenaron y desbordaron las represas de la mina Buenavista en días pasados.

El primer derrame tóxico le costó a la minera la cantidad de 2 mil millones de pesos mediante la creación de un fideicomiso para resarcir los daños ambientales y a las personas afectadas; los inversionistas temen que la cantidad suba y finalmente impacte las finanzas de la empresa.

Analistas de Signum Research destacan que la afectación sobre los fundamentales de la empresa aún no es sustantiva, pero podría cambiar de forma importante de ser intervenida la mina Buenavista por las autoridades.