Mercados

Crisis geopolítica, amenaza para mercados

Combinación. La alta liquidez y volatilidad pueden incidir; el balance de la Fed habla de casi 4 bdd en los circuitos financieros globales
Álvaro Montero
Antonio Sandoval
21 julio 2014 5:0
Vladimir Putin

El presidente ruso Vladimir Putin, el ministro de Defensa Sergei Shoigu y el comandante de la flota del Mar Negro vicealmirante Aleksander Vitko.

CIUDAD DE MÉXICO.-La geopolítica amenaza con convertirse en el principal factor de riesgo de corto plazo para los mercados financieros del mundo, especialmente en la tendencia que ha llevado a las bolsas de valores a sus niveles máximos históricos en el caso de Nueva York, de algunas plazas sudamericanas, asiáticas y en la trayectoria positiva de la bolsa de México.

COBERTURAS
La semana pasada la onza de oro se consolidó nuevamente arriba de mil 300 dólares; por su parte, los precios del petróleo suben y también se consolidan arriba de 100 dólares; la onza de plata rebasa el techo 21 dólares, otros metales son igualmente demandados, mientras que los fondos de inversión buscan opciones alejadas de los riesgos.

Estamos en un periodo de alta liquidez: el balance del banco central de Estados Unidos habla de casi 4 billones de dólares, más lo que inyectaron bancos centrales como los de Japón, Reino Unido y otros.

El periodo de inestabilidad se presenta justo cuando las cifras positivas de la economía de Estados Unidos parecen revelar el inicio de una recuperación más sólida justificada en el repunte de indicadores como el empleo y en menor medida el consumo.

En el periodo de reportes del segundo trimestre del año, las cifras corporativas también señalan una trayectoria de recuperación.

En el mediano plazo las expectativas de los mercados son positivas; por ejemplo, en el caso concreto de la bolsa de valores de México su nivel máximo histórico se remonta al 28 de enero del año 2013, ya son 18 meses sin un incremento sustancial, mientras que en la bolsa de Nueva York los principales indicadores se mueven sobre máximos, incluso con las expectativas negativas de crecimiento económico.

Es un periodo de aparente estabilidad para las divisas emergentes y también, en parte para las de los países industrializados; lo que sucede es que las compras se llevan a cabo mediante instrumentos soberanos, concretamente bonos.

Por eso, el actual periodo de inestabilidad está acompañado de un aumento en las tasas de los bonos, más que en las cotizaciones de las divisas.

COMPORTAMIENTO DEL DÓLAR
El precio del dólar frente al euro se mantiene firme alrededor de 1.35 dólares, lo mismo sucede con los otros cruces importantes de monedas globales tales como el euro-yen, euro-libra o libra-yen, por mencionar algunos.

La tasa de rendimiento de los bonos estadounidenses a plazo de 10 años, el mayor referente del mercado de dinero global en estos momentos, se coloca alrededor de 2.55 por ciento, poco más de 100 puntos base arriba de lo que registró hace casi 24 meses, cuando cayó a menos de 1.55 por ciento.

EXPECTATIVAS
La semana pasada las bolsas reportaron el periodo más volátil del año, aunque los balances fueron positivos; pese a todo el periodo de volatilidad, es señal de la constante que a veces se olvida en los indicadores financieros: la exposición a diversos factores.

En materia de expectativas los escenarios son muy cambiantes; apenas la semana pasada Banamex esperaba un nivel de cierre sobre 46 mil puntos en la bolsa de valores; en esta semana otras instituciones y analistas recortan el escenario a 45 mil 500 puntos si se mantienen los riesgos ligados a la geopolítica.

En realidad los mercados financieros llevan muchos años sin saber lo que es realmente un riesgo geopolítico –factor de inestabilidad política y geográfica global–, se remonta precisamente a los ataques del 11 de septiembre de 2001, hace ya 13 años.

Aunque se sabe la forma en la que actúan los mercados frente a dichos factores de riesgo, es un periodo en el que las consecuencias podrían magnificarse por el hecho de que técnicamente la recuperación apenas rinde sus primeros frutos.