Mercados

BIVA, el nuevo cliente de Grupo Bolsa Mexicana de Valores

Con el propósito de aumentar la eficiencia y reforzar la seguridad de las operaciones bursátiles, BIVA, la segunda Bolsa que entrara en operaciones a finales del año, se concentará al nuevo sistema CCV y al Indeval, ambas empresas subsidiarias de la BMV. 
Clara Zepeda
Clara Zepeda
22 junio 2017 5:0
Módulo especial las cinco más prometedoras en la BMV

[Bloomberg] Desplome en precios de petróleo, oro y acciones en el mundo.

La Bolsa Institucional de Valores (BIVA), la segunda Bolsa que va a operar en el país a finales de este 2017, se conectaría al nuevo sistema de Contraparte Central de Valores (CCV) y al Indeval, subsidiarias del Grupo Bolsa Mexicana de Valores (BMV), para compensar, liquidar y reforzar la seguridad en el mercado de capitales.

Santiago Urquiza, presidente de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), ha explicado que debe haber un proceso de conexión de todas las casas de bolsa, que tienen que cambiar sus propios manuales y que tienen que estar conectados con la Contraparte Central de Valores, que es de la Bolsa Mexicana, para que se liquiden ahí las operaciones que se harán en BIVA, quien tendrá que pagar por el servicio.

El Instituto para el Depósito de Valores (Indeval) tiene la encomienda de utilizar sus sistemas, infraestructura y procesos operativos para que el público inversionista que hace operaciones en México pueda estar seguro de que los valores accionarios que compró o vendió van a ser compensados de manera correcta y sobre todo a tiempo. Así, se logra minimizar el riesgo de incumplimiento en los mercados.

En tanto, la Contraparte Central de Valores, que funge ante cualquier eventualidad como deudora y acreedora, tiene la meta de aumentar la eficiencia y reforzar la seguridad en el mercado accionario mexicano.

Roberto González, director general adjunto de la división Post-Trade del Grupo Bolsa Mexicana de Valores, describió que la entidad bursátil ha hecho una inversión de capital muy importante para cambiar y actualizar los sistemas.

“El sistema de la Contraparte Central es el último que estamos moviendo a nueva tecnología, en un lenguaje de base de datos más modernos y adicionando un motor de riesgos para proveer más información de las casas de bolsa; asimismo, para correr ciclos más rápido, dependiendo del volumen de operaciones que se reciban”, describió González a EL FINANCIERO.

La Contraparte tiene márgenes, fondos y toda la red de salvaguardas financieras, ya que es la responsable de que el comprador obtenga los títulos que adquirió y que el vendedor obtenga el efectivo correspondiente.

EL MISMO LENGUAJE

Este nuevo sistema, que arrancará oficialmente el 3 de julio, incluye un protocolo de comunicación Fix, el cual se le proporcionará a BIVA para conectarse y hablar el mismo lenguaje computacional.

Según la nueva regulación, en el marco de la reforma financiera, la BMV debe proporcionarle la infraestructura de compensación y liquidación que ya está establecida y que ha generado en el transcurso de los años, dado que los costos y complejidades de crear una infraestructura de postnegociación son generalmente mayores.

“El sistema está listo para recibir información de ésta o de varias Bolsas”, aseveró González.