Mercados

Arrancan las operaciones
en los mercados financieros

Inicia 2015, hoy se estrenan las operaciones bursátiles, pero se espera que la actividad sea escueta, por el "puente que se alarga".
2014. Un año de sorpresas para las plazas mundiales, desde la caída de los petroprecios, hasta los máximos alcanzados en NY.
Felipe Sánchez
Jack Ma en OPI de Alibaba

Jack Ma (centro), fundador de Alibaba, durante la exitosa oferta pública inicial de la compañía en la Bolsa de Nueva York. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- Comienzan las operaciones de 2015, las bolsas no tienen una tendencia definida.

En Nueva York, los índices accionarios han tomado fuerza por datos económicos duros de esa nación que han sido mejores a lo esperado y asimismo, a sus previos, pero las fuerzas negativas de los mercados externos, como es el caso de Europa y en este momento en específico Grecia, le quitan ímpetu y frenan el dinamismo positivo.

Por el momento, este inicio de operaciones podría ser acotado por un alargamiento del feriado de corte de año, por lo que la normalidad se sentiría hasta la próxima semana.

En las operaciones del miércoles, los mercados financieros dieron por concluidas sus actividades por el año 2014, los saldos fueron contrastantes, se podría resumir en un mundo cuasi bipolar, por un lado la economía en plena recuperación de Estados Unidos, por otro, el resto del mundo, integrado por países desarrollados y emergentes, que sufrieron de peor manera las turbulencias provocadas por el lento desempeño de sus economías, y por los conflictos geopolíticos.

Desde luego, hubo otros ingredientes, como el papel relevante que tuvieron las políticas de los principales bancos centrales. O la crisis provocada, como si algo faltara, por la catastrófica caída del mercado petrolero.

En Nueva York, pese a los recurrentes temores por la conclusión del programa QE3, y por un probable cambio en la postura de la política monetaria de la Fed, las bolsas consiguieron marcar repetidos máximos históricos a lo largo del año, el índice S&P500 estableció 53 récords, mientras que el Dow Jones marcó 38 en el año. La bolsa Nasdaq, por su parte, quedó en máximos desde el 28 de marzo del año 2000.

En el día el Dow Jones disminuyó 0.89 por ciento a 17 mil 823.07 puntos, en una clara toma de utilidades, mientras que el índice S&P 500 retrocedió 1.03 por ciento a 2 mil 058.90 unidades.

En la bolsa Nasdaq la contracción fue de 0.87 por ciento a 4 mil 736.05 enteros. En el mismo orden, los porcentajes de ganancias en el año fueron de 7.52 por ciento, 11.39 y 13.40 por ciento. Un gran año para Wall Street.

En México, la bolsa de valores local terminó el año en 43 mil 145.66 puntos, con un incremento en el día de 0.30 por ciento, y un volumen de apenas 99.3 millones de acciones y 47 mil 737 operaciones.

El índice ganó en el año 0.98 por ciento, pero incluyendo la depreciación cambiaria, la variación fue negativa en 10.37 por ciento. Digamos que a duras penas la bolsa se defendió en un contexto internacional adverso, al igual que en el ámbito interno, a pesar de la aprobación de las llamadas reformas estructurales.

Dólar fuerte
En el mercado cambiario, el dólar medido a través del índice DXY se fortaleció frente a otras divisas representativas en 12.79 por ciento en el 2014. De manera similar, en México, el dólar repuntó 12.66 por ciento con respecto al peso mexicano, esto al concluir el dólar en 14.7475 pesos por unidad en la cotización spot del mercado interbancario.

Mayormente fueron los factores externos los que determinaron el declive del peso, misma situación que ocurrió frente al resto de las divisas del mundo, esencialmente debido a flujos monetarios por motivos de precaución, de la búsqueda de refugio en momentos de incertidumbre.

Finalmente, una de las grandes variables negativas, en especial durante los meses finales del 2014, fueron los precios del petróleo, resultado por una creciente oferta en el mercado, impulsada por la mayor contribución de Estados Unidos al volumen global total, pero al mismo tiempo una demanda contenida por la ralentización económica en casi todo el mundo, en especial en Asia y en Europa.

Por supuesto, la caída del crudo fue un factor muy relevante en la pérdida del peso y de la bolsa mexicana, y en general en las expectativas de inversión y de crecimiento de la economía para el 2015.