Mercados

Activos internacionales, la opción en 2015 para inversionistas mexicanos

La depreciación del peso y la aversión a los mercados emergentes redujeron el atractivo de los activos locales, pero instrumentos tasados en dólares a pesar de una baja en sus precios, por la paridad cambiaria se obtuvieron dividendos.
Álvaro Montero
El peso alcanza los 16.69 por dólar. (Bloomberg)

El peso alcanza los 16.69 por dólar. (Bloomberg)

Tras un año de intensa volatilidad, los inversionistas mexicanos podrían haber obtenido en los mercados internacionales utilidades superiores a las registradas en el país, pues la depreciación del peso y una aversión al riesgo en los países emergentes, entre otros factores, redujeron los márgenes de ganancia en los activos locales más importantes.

MERCADO CAMBIARIO
Las monedas en donde los inversionistas mexicanos, tanto institucionales como individuales, habrían registrado las mayores ganancias o que habrían funcionado mejor como refugio, fueron, en primer lugar, el franco suizo con una apreciación acumulada de 18.46 por ciento frente al peso, seguido del dólar de Hong Kong, con un 17.75 por ciento, de acuerdo con información de Bloomberg.

En tercero y cuarto lugar se ubicaron el dólar de Estados Unidos y el yen japonés, con revalorizaciones de 17.69 y de 16.73 por ciento, respectivamente, frente al peso mexicano.

En tanto para quienes hubieran adquirido euros o libras, el rendimiento al cambiarlos a pesos habría sido de 6.20 y 12.10 por ciento.
Desde el punto de vista del comercio exterior de México destaca que en términos de pesos se registró avance de 12.37 por ciento con respecto a la moneda de China.

En contraste, hubo otras monedas en las que los inversionistas mexicanos habrían perdido. Destacan los casos del peso argentino y real brasileño. Estas monedas experimentaron un desplome de 23.35 y 21.46 por ciento frente al peso durante 2015.

MERCADO ACCIONARIO
Hasta el cierre de ayer, haber invertido pesos en el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores habría dejado un rendimiento negativo de 0.31 por ciento, sin embargo, esos mismos pesos podrían haber generado mayores rendimientos en otros países, al cambiarlos a moneda local, invertir en los índices y luego regresarlos a pesos.

Entre los mercados internacionales más líquidos, la mejor opción hubiera sido el japonés, pues el rendimiento ofrecido por el Nikkei 225 en pesos mexicanos fue de 27.10 por ciento, ante la depreciación que también sufrió la moneda mexicana frente al yen.

En el continente europeo, las inversiones en las principales bolsas de valores, con excepción de la española, hubiesen representado ganancias de doble dígito, pues el peso también resultó perdedor frente al euro.

En tanto, en los índices bursátiles de Estados Unidos, como el Dow Jones, el S&P 500 o el Nasdaq, la utilidad también habría sido de doble dígito, pues la fortaleza del dólar habría generado la mayor parte de las ganancias, a pesar del débil desempeño de los índices.

Por otro lado, aquellos países en donde no hubiese sido una buena opción llevar pesos para invertir habrían sido Canadá, Brasil o Colombia, entre otros, pues además de un mal desempeño de sus índices bursátiles, el peso se apreció frente a sus monedas, lo que, al regresar las inversiones a la moneda mexicana habría profundizado las pérdidas.

MATERIAS PRIMAS

El atractivo para invertir en commodities en 2015 se redujo por la caída de sus precios de forma general, sin embargo, al ser negociados en dólares, para inversores de otras divisas que fueron impactadas por el dólar, el saldo mejoró, como es el caso del peso.

El oro, por ejemplo, le dio al tenedor mexicano una ganancia de 7.23 por ciento, a pesar de una caída de 9 por ciento en dólares. La plata concluyó minada con 10.12 por ciento, pero rindió 5.9 por ciento en términos de pesos.

Los inversionistas nacionales que buscaron cobertura en los energéticos no alcanzaron números negros, ni los que invirtieron en metales industriales, pero si aminoraron el impacto que se reflejó en dólares.

En tanto, en algunos instrumentos que no son tan populares como el petróleo o metales preciosos, se registraron dividendos de dos dígitos. La inversión en papeles de azúcar en el Intercontinental Exchange (ICE) de Nueva York alcanzaron el 22.95 por ciento en pesos, contra el 4.34 por ciento que dio en dólares. En el algodón el rendimiento fue de 25 por ciento y en el cacao de 30 por ciento, mientras que en billetes verdes se consiguieron 6.14 y 11 por ciento, respectivamente.