Mercados

Metlife amplía pérdidas al cierre; acción cae 3.4%

Los rendimientos de la deuda del Tesoro de Estados Unidos retrocedían este martes bajo el efecto del enorme programa de compras de bonos de Europa.
10 marzo 2015 10:48 Última actualización 10 marzo 2015 15:11
[Bloomberg] El total de primas suscritas por MetLife subió marginalmente a 9,150 millones de dólares. 

[Bloomberg] El total de primas suscritas por MetLife subió marginalmente a 9,150 millones de dólares.

Las acciones de Metlife se hundieron más de un 3 por ciento en la bolsa de Nueva York, presionadas por la caída en los rendimientos de los bonos que limitan los ingresos de inversión en una cartera valorada en más de 500 millones de dólares, en su mayoría en las de renta fija.

Al cierre de operaciones en el índice S&P 500, los títulos de la mayor aseguradora de vida de Estados Unidos, retrocedieron 3.4 por ciento, para negociarse en 50.56 dólares por papel.

El precio de la emisora aún se encuentra lejos de su precio más bajo registrado de 46.50 dólares registrado el 29 de enero de este año.

El descenso generalizado en las emisora de la firma estadounidense fue ocasionado por la apreciación del dólar a un máximo de 12 años frente al euro, en medio de la preocupación por las negociaciones por la deuda de Grecia, acentuando un descenso que llevó al índice S&P 500 por debajo de su promedio de 50 días, una señal de debilidad en el corto plazo.

En las últimas operaciones el euro caía 1.41 por ciento, a 1.0699 dólares por unidad, mientras que el índice dólar subía 1 por ciento, a 98.61 unidades.

Los rendimientos de la deuda del Tesoro de Estados Unidos retrocedían este martes bajo el efecto del enorme programa de compras de bonos de Europa y ante un aumento de las expectativas respecto a un alza de las tasas de interés de la Reserva Federal dentro de poco.

El rendimiento de los bonos referenciales del Tesoro a 10 años operaba en 2.1438 por ciento, reflejando un aumento de precios de 15/32, en momentos en que los retornos de la deuda de Irlanda, España y otras naciones de la zona euro tocaban mínimos históricos.