Mercados

Acciones de Medtronic y AbbVie caen hasta un 3% tras nuevas reglas para fusiones

El gobierno de Estados Unidos tomó varias medidas para limitar una clase de operación conocida como "inversiones" que involucran a una corporación estadounidense que compra a un rival extranjero menor y traslada su sede al país de la compañía adquirida, para evadir impuestos.
23 septiembre 2014 11:32 Última actualización 23 septiembre 2014 11:43
Medtronic y Covidien

Medtronic y Covidien

La nueva ofensiva lanzada el lunes por el Departamento del Tesoro contra las fusiones de empresas estadounidenses con firmas extranjeras para evadir impuestos, está cobrando factura en las acciones de las firmas farmacéuticas como Medtronic Inc y AbbVie que retroceden hasta un 3 por ciento en la bolsa de Nueva York.

Las acciones de Medtronic, una compañía multinacional que usa la tecnología para transformar el modo en que son tratadas y controladas las afecciones y enfermedades crónicas, extendía hasta un 3.31 por ciento, a 63.77 dólares por acción tras conocerse la noticia el lunes por la noche. El cierre previo fue de 65.98 dólares..

En tanto, los títulos de la farmacéutica AbbVie cedían un 1.75 por ciento, con una cotización de 57.67 dólares. Las emisoras tuvieron un valor de 58.71 dólares al final de la jornada del lunes.


Este año, ambas empresas que cotizan el índice referencial S&P 500 planeaban realizar dos de los mayores acuerdos de este tipo en la historia de Estados Unidos.

Meditronic planeaba la compra de la irlandesa Covidien Plc en más de 40 mil millones de dólares. La operación podría suspenderse tras la instrumentación de las nuevas reglas, pues esto implicaría que la nueva empresa recibiría “el trato de empresa local de los Estados Unidos” a los fines impositivos.

Por su parte, el pasado 18 de julio, AbbVie selló la compra de la firma británica Shire por un monto de 32 mil millones de libras, equivalentes a 54 mil 700 millones de dólares, un acuerdo que le permitía a la empresa estadounidense reducir el pago de impuestos al trasladarse a Gran Bretaña.

Ayer el gobierno de Estados Unidos tomó varias medidas para limitar una clase de operación conocida como "inversiones", que permite a compañías escapar al fisco estadounidense trasladando su sede al extranjero.

La operación suele involucrar a una corporación estadounidense que compra a un rival extranjero menor y traslada su sede al país de la compañía adquirida, donde los impuestos son menores.

Unas 50 operaciones de este tipo han tenido lugar desde comienzos de la década de 1980, pero la mitad de ellas se ha completado desde la crisis de crédito de 2008-2009., de acuerdo con un análisis de Reuters.