Mercados

Tesla Motors se beneficia de la 'cercanía' con Trump

Las acciones de Tesla Motors se disparaban más del 30 por ciento desde el primero de diciembre, cumpliendo los pronósticos de analistas de Morgan Stanley del 19 de enero. Uno de los motivos, la relación entre el presidente ejecutivo Elon Musk con Donald Trump.
26 enero 2017 12:6 Última actualización 26 enero 2017 13:44
tesla

(Bloomberg)

Las acciones de Tesla Motors, propiedad del empresario Elon Musk, se disparaban más de un 30 por ciento desde el 1 de diciembre, acercando la acción a un máximo de 52 semanas.

La adquisición de SolarCity se ha concretado. La extensa planta Gigafactory,  de Musk, ahora produce celdas de baterías. Y el evangelista de la energía limpia tiene la atención de un amigo sorprendente en Washington: el presidente Donald Trump. 

Elon Musk funge como asesor estratégico del nuevo presidente de Estados Unidos. Es un gran vuelco de fortuna respecto de 2016, cuando aumentaba el escepticismo de que Musk pudiera coordinar sus ambiciosos objetivos.

Las acciones de Tesla se dispararon por sobre la meta de precio de 12 meses de analistas para esta semana y cotizan en alrededor de 254 dólares, el máximo desde abril.

Una razón para el aumento –el progreso hacia la producción del auto eléctrico Model 3 para el mercado masivo para fin de año– también ha dado lustre al atractivo de Musk como asesor del nuevo presidente.

“Tesla es el modelo ejemplar de Hecho en Estados Unidos, y una de las cosas que es una meta clara para Trump es la creación de empleos fabriles”, dijo Ben Kallo, analista de Robert W. Baird. “Los inversionistas quieren tener la acción antes del lanzamiento del Model 3”.

Los autos de Tesla, con sede en Palo Alto, California, son totalmente producidos en Estados Unidos, por lo que las amenazas de Trump de gravar las importaciones podrían ser una bonanza para el fabricante de vehículos eléctricos y aparatos de almacenamiento de energía.

Tesla, que tiene 25 mil trabajadores en Estados Unidos, fabrica vehículos en Fremont, California; su Gigafactory se ubica en un distrito legislativo republicano de Nevada; y se ha asociado con Panasonic Corp. para producir celdas y paneles solares a partir del tercer trimestre en Buffalo, estado de Nueva York.

Los cohetes lanzados por Space Exploration Technologies Corp., su empresa de capital cerrado, son fabricados en la sede de SpaceX en Hawthorne, California.

Asesor de Trump

Musk estuvo entre la docena de máximos responsables ejecutivos que se reunieron el lunes con Trump en la Casa Blanca para hablar de manufactura, impuestos y comercio. Integra la junta de asesoramiento económico del presidente y regularmente se reúne con Trump o sus principales asesores.

“Elon Musk tiene un importante canal de comunicación con Donald Trump”, escribió Adam Jonas, analista de Morgan Stanley, en una nota de la semana pasada en la cual elevó su objetivo de precio a 305 dólares, de 242. “Esta relación estratégica entre la conducción de Tesla y el nuevo gobierno es una circunstancia importante”.

Las acciones de Tesla caína 0.45 por cienro, próximo al cierre, a 253.25 dólares, alrededor de 8 dólares por encima del objetivo de precio de analistas.

El reciente disparo en el precio de la acción sugiere que los inversionistas consideran inteligente que Musk tenga un lugar en la mesa del presidente.

“Elon está siendo pragmático”, dijo Joe Dennison, gerente de cartera adjunto de Zevenbergen Capital Investments en Seattle. “El enfoque del gobierno en la producción fabril nacional le viene bien a Tesla. Es un factor positivo que Elon y Tesla estén siendo reconocidos por el papel que juegan”.