Mercados

Arabia Saudita y Rusia
se alían para limitar producción de crudo

El hecho eleva las expectativas de que ambas naciones confronten juntas el exceso de oferta y afrontar desafíos globales.
Redacción
05 septiembre 2016 8:47 Última actualización 05 septiembre 2016 9:8
La estrategia petrolera de Arabia Saudita

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reúne en Viena en un clima de precios bajos e informes de desacuerdo entre los miembros del cartel. Algunos países quieren recortar la producción para elevar los precios, pero Arabia Saudita se resiste. La estrategia de Riad de mantener el nivel de producción para preservar su cuota de mercado ha funcionado hasta cierto punto, pero también ha afectado su economía y su moneda.

Arabia Saudita y Rusia sellaron este lunes un acuerdo de cooperación petrolera, al anunciar que podrían limitar los niveles de producción en el futuro.

El comunicado conjunto fue firmado por los ministros de Energía de ambos países en China, en el marco del encuentro del Grupo G-20, y se produjo después de una reunión entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y el príncipe saudí Mohammed bin Salman, segundo en la línea de sucesión al trono.

El ministro de Energía ruso, Alexander Novak, afirmó que ambos productores estaban avanzando hacia una alianza estratégica y que el elevado nivel de confianza les permitiría afrontar desafíos globales. Su contraparte saudí, Khalid al-Falih, dijo que el pacto alentaría a otras naciones exportadoras a cooperar.

"No hay necesidad ahora de congelar la producción (...) Tenemos que tomarnos un tiempo para esta clase de decisión", dijo Falih. "El congelamiento de la producción es una de las posibilidades preferidas pero esto no tiene que ocurrir específicamente hoy", declaró.


La Organización de Países Exportadores del Petróleo (OPEP) sostendrá conversaciones informales en Argelia más tarde este mes y tiene previsto reunirse oficialmente en Viena en noviembre.

Muchos productores de la OPEP han hecho llamados a congelar los niveles de producción a fin de controlar el exceso de suministros, generado por un incremento de la oferta de países productores de alto costo como Estados Unidos.

El colapso de los precios en los últimos dos años ha afectado los presupuestos de productores importantes como Rusia y Arabia Saudita, y ha generado disturbios y tensiones sociales en miembros de la OPEP como Venezuela y Nigeria.

Un eventual acuerdo sobre los niveles de bombeo entre la OPEP y Rusia -que no pertenece a la organización- sería el primer pacto en 15 años desde que Moscú accedió a reducir su producción junto a los países del grupo al inicio del nuevo milenio, aunque nunca cumplió con su promesa.

En abril, Rusia se estaba preparando para acceder a un congelamiento de la producción junto a la OPEP, pero las conversaciones colapsaron cuando Riad dijo que firmaría un acuerdo sólo si el tercer mayor productor en la organización, Irán, participaba en la iniciativa.

Irán argumenta que necesita recuperar la participación de mercado que perdió durante los años en que estuvo sujeto a severas sanciones de los países de Occidente, las que fueron levantadas en enero.

Los precios del petróleo Brent treparon más de 5 por ciento antes de la reunión entre los ministros, pero más tarde recortaron ganancias y operaban con un alza de 0.92 por ciento a las 9.00 hora local, ya que el acuerdo no implicaba tomar acciones inmediatas.

>