Mercados

A pasos mesurados, recorte del  QE:
Yellen, de la Fed

La funcionaria enfatizó que planea continuar con la reducción del estímulo a “pasos mesurados” y que sólo un cambio importante en la expectativa de la economía podría desacelerar el tapering.
Efraín H. Mariano
11 febrero 2014 16:33 Última actualización 11 febrero 2014 16:33
[Janet Yellen comparece frente al Comité de Banca del Senado. / Reuters]  

[Janet Yellen comparece frente al Comité de Banca del Senado. / Reuters]

CIUDAD DE MEXICO.-Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, confirmó que el banco central continuará recortando el estímulo monetario de forma mesurada, si no hay cambios importantes en el panorama de la economía, refrendando la política de su predecesor Ben Bernanke .

En sus primeros comentarios públicos como jefa de la Fed, Yellen enfatizó que planea continuar con la reducción del estímulo a “pasos mesurados” y que sólo un cambio importante en la expectativa de la economía podría desacelerar el tapering.

“La marca está muy alta para hacer una modificación en el plan, solo un cambio notable en la expectativa de la economía podría persuadir a los responsables de la política monetaria a desacelerar el tapering”, respondió Yellen durante la sesión de preguntas y respuestas ante una Comisión de la Cámara de Representantes.

Tras comprar 85 mil millones de dólares en bonos mensuales desde septiembre de 2012, como parte de su plan de alivio cuantitativo (Quantitative Easing, por sus siglas en inglés) la Fed inició una estrategia de salida para retirar sus estímulos (tapering, como se le conoce en inglés) al recortar en diciembre sus compras a 75 mil millones de dólares y en enero a 65 mil millones de dólares.
Sin embargo, el débil crecimiento en el mercado laboral estadounidense de los últimos dos meses, una caída en la actividad manufacturera y la reciente liquidación en los mercados financieros generaron dudas entre los mercados financieros de que la Fed podría modificar el ritmo de su retirada de estímulos.

Pero para los inversionistas, las declaraciones de Yellen empataron con el enfoque impulsado por su predecesor, Ben Bernanke, lo que generó pizarras positivas en los mercados financieros.

Yellen, quien desestimó que la reciente volatilidad de los mercados represente un riesgo importante para el panorama económico de Estados Unidos, reiteró que pretende mantener la tasa de interés cerca de cero "tiempo después" de que la tasa de desempleo descienda a menos de 6.5 por ciento, desde su actual nivel de 6.6 por ciento.