Mercados

¿Esperas una sorpresa de la Fed? No eres el único

Dos de los 23 agentes de negociación de los bonos preferidos por la Fed apuestan a que los responsables del banco central estadounidense subirán los tipos de interés este miércoles 21 de septiembre.
Bloomberg
20 septiembre 2016 11:47 Última actualización 20 septiembre 2016 11:54
Fed

(Bloomberg)

Hay un desacuerdo inusual entre los agentes primarios de la Reserva Federal (Fed) acerca de la decisión sobre los tipos de interés que tomará el banco central estadounidense esta semana.

Dos de los 23 agentes de negociación de bonos preferidos por la Fed -Barclays y BNP Paribas- están apostando en contra del resto de los agentes y del mercado de deuda en general, previendo que los responsables del banco subirán los tipos de interés el miércoles 21 de septiembre.

Es la primera vez desde septiembre del año pasado que más de un agente se ha mostrado en desacuerdo con el consenso en la misma semana de una reunión del banco para la toma de una decisión, según datos recabados por Bloomberg.

Los economistas de ambos bancos dicen que los operadores han descontado en exceso la intención de los responsables de la Reserva Federal de subir los tipos, tras una espera más larga de lo previsto.

“No existe el momento perfecto, siempre habrá incertidumbre en los datos”, dijo Laura Rosner, economista principal para Estados Unidos de BNP en Nueva York.

“Pese a que una serie de acontecimientos inesperados en los últimos nueve meses han retrasado a la Fed, la contratación continúa siendo robusta. Hay un margen de oportunidad para que la Fed continúe con la normalización, y creemos que la aprovechará”.

El mercado de bonos y la Fed están enzarzados en una batalla de voluntades sobre la dirección de los tipos de interés más de siete años después del fin de la recesión.

La credibilidad del banco central está en juego ya que los responsables de política comenzaron el año anticipando cuatro subidas de tipos, tras un aumento desde casi cero en diciembre.

Sin embargo la Fed aplazó nuevos incrementos una y otra vez debido a las circunstancias económicas en Estados Unidos y el exterior.

Incluso el mes pasado, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, y el vicepresidente, Stanley Fischer, aludieron a la posibilidad de dos subidas de tipos este año.

ESCEPTICISMO

Pero el mercado de bonos no se lo cree. Los operadores de futuros contabilizan solamente una probabilidad del 20 por ciento de que la Fed suba los tipos 0.25 puntos porcentuales en la reunión que tiene lugar este 20 y 21 de septiembre, basados en el supuesto de que el tipo efectivo de los fondos de la Fed se negociará hacia la mitad del rango objetivo del Comité Federal de Mercado Abierto tras la próxima subida.

A finales de agosto, la probabilidad era del 40 por ciento.

La rentabilidad del bono del Tesoro a dos años, el valor con cupón más sensible a las expectativas de la política de la Fed, era de 0.78 por ciento a las 7:16 en Londres.

Esto supone un incremento mínimo sobre el límite superior de la tasa de los fondos federales de 0.75 por ciento implícito en la subida que pronostican Barclays y BNP esta semana.

La rentabilidad del título a dos años comenzó 2016 en 1.05 por ciento. La deuda de referencia a 10 años registraba una rentabilidad de 1.7 por ciento este martes.

Los operadores rebajaron la probabilidad de una subida después de que las empresas crearon en agosto menos empleos de lo previsto y la expansión del sector servicios se desaceleró.

Para Barclays y BNP, estos datos aislados contradicen la fortaleza del mercado general de empleo, como muestra el aumento de tres meses de las nóminas, excluyendo el sector agrícola, desde enero.

“Los mercados están apostando en contra porque piensan que la Fed se ha amilanado en los últimos nueve meses, ¿por qué no volvería a hacerlo?”, dijo Rosner.

“Pero podemos atribuir la decisión de la Fed a que se detuvo a pensar ante unos choques muy específicos que llegaban de todas las direcciones. Ahora que la tormenta ha pasado, aquí estamos, los riesgos han disminuido, y tenemos datos aceptables. Por tanto, si la Fed está en una trayectoria de subida de tipos, ¿por qué no iba a continuarla?”. 

:
>